Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China se refugia en la inversión pública frente a la crisis económica mundial

Pekín anuncia un paquete de reactivación de la economía de 460.000 millones de euros

Madrid / Pekín / Sao Paulo

El Consejo de Estado (Ejecutivo) chino ha anunciado esta tarde que planea invertir cuatro billones de yuanes (unos 460.000 millones de euros) en su economía a fin de reactivar la demanda interna y dinamizar su economía. China también facilitará la adquisición de créditos y financiación en el país "relajando moderadamente" su política crediticia.

La cantidad representa un 7% del Producto Interior Bruto (PIB) del país durante cada uno de los dos años, 2009 y 2010, en que invertirán el dinero. Pekín ha explicado que los fondos serán destinados a la construcción de infraestructuras y a programas sociales para dinamizar zonas deprimidas y que, desde este momento, mantendrá una política fiscal "proactiva". Durante la reunión de los ministros de Economía del G-20 en Brasil, el presidente del Banco Central chino, Chou Xiachouan, ha explicado que su país pretende contribuir a la superación de la crisis económica mundial mediante el estímulo de su consumo interno.

Los analistas están sorprendidos por la magnitud del paquete de reactivación. "Esto es un asunto serio", ha explicado Arthur Kroeber, presidente de la consultora Dragonomics en Pekín. "Es un buen reflejo de la seriedad de la postura oficial y muestra los grandes recursos que el Gobierno puede movilizar cuando se pone a ello", ha añadido. Desde la consultora Morgan Stanley, han calificado la medida de "agresiva" y JP Morgan se ha referido al plan de inversión diez puntos como "masivo". "La política nueva china de modernización de infraestructuras, reforma agraria y extensión de la protección social equivalente al New Deal (el plan de inversión pública que el presidente norteamericano Roosevelt puso en marcha en 1932 para salir de la recesión de 1929) con características chinas", han añadido desde Morgan Stanley.

A pesar de que el crecimiento de la economía china ha caído abruptamente de un 10,4% en el segundo trimestre de este año a un 9.0% en el tercero, su presupuesto en la segunda mitad de 2008 presenta un superávit de unos 133.000 millones de euros. La previsión para el cuarto trimestre podría ser tan malña como un 5,8% de crecimiento. Los últimos meses han traído una caída de las exportaciones y de la confianza de los consumidores que ha arrastrado a los mercados inmobiliario y financiero. Aunque el crecimiento de la recaudación queda tan sólo en un 3% anual por los pobres beneficios empresariales, sólo tiene una deuda del 16% del PIB, según Kroeber.