Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial

Zapatero ve "razones objetivas" para que España esté en la cumbre y "juegue un papel relevante"

El presidente cree que los argumentos para que España participe "són sólidos".- Sarkozy había prescindido de España para la próxima cumbre internacional.- El líder francés reclama fondos soberanos europeos

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha comparecido este martes ante los medios para explicar la postura del Ejecutivo ante la posibilidad, planteada por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, de que España se quede fuera de la reunión internacional que se está preparando para abordar la crisis financiera.

Tras una conversación telefónica con Sarkozy, Zapatero ha asegurado que el presidente francés es "absolutamente sensible y comprensivo" a la conveniencia de la presencia de España en esa reunión. "España debe estar donde se merece", ha asegurado Zapatero, que fundamenta su opinión en lo que a su juicio es la fortaleza del sistema financiero español y la solidez de la economía. "Quería hacer una reflexión: España no ha estado nunca en estos cónclaves (G-7 , G-8, etc) y yo creo que esto va a cambiar y en mi opinión hay condiciones objetivas para que cambie", ha asegurado al respecto. "Sarkozy ha hecho muy bien el trabajo ante la crisis del sistema financiero internacional y estoy convencido de que lo va a hacer para convocar esta cumbre", ha continuado Zapatero, que ha apostado también por la presencia "de un país árabe" en el encuentro, que en principio se convocará a mediados de noviembre.

Lo que he planteado es que tratándose de esta cumbre, el peso de España en el sistema económico y financiero es más que evidente para que esté presente y juegue un papel relevante

Las bolsas se encuentran en un nivel históricamente bajo. No me gustaría que los ciudadanos europeos dentro de unos meses se despierten descubriendo que las empresas europeas pertenecen a capitales no europeos

Ante las preguntas de los periodistas, Zapatero trataba de resumir: "Lo que he planteado es que tratándose de esta cumbre, el peso de España en el sistema económico y financiero es más que evidente para que esté presente y juegue un papel relevante" y ha asegurado que esto lo comparte Sarkozy y así lo ha constatado en todas sus conversaciones con el presidente francés. "Quien es verdaderamente la octava potencia del mundo no puede estar callado", ha concluido.

Sarkozy excluye a España

Sarkozy había considerado ayer por la mañana que en la cumbre internacional para la reforma del sistema financiero deberían participar los miembros del G8, así como los del G5, que agrupa a las principales economías emergentes (México, Brasil, China, India, y Sudáfrica) con lo que, de momento, cierra la presencia de España en la cita, al contrario de lo que había defendido el primer ministro británico Gordon Brown.

En una comparecencia ante el Parlamento Europeo, Sarkozy se ha mostrado partidario de celebrar antes una reunión preparatoria con los socios de la UE, y ha incidido en que "lo más simple" sería articular la cumbre en torno al G8, que reúne a las siete economías más industrializadas y a Rusia. Además, ha asegurado que no es él quien deja fuera a España de la cumbre sobre la crisis y que no tiene la culpa de que Francia sí esté incluida en este selecto club.

En este sentido, el dirigente francés ha propuesto que los países de la Unión Europea creen sus propios fondos soberanos. "Las bolsas se encuentran en un nivel históricamente bajo. No me gustaría que los ciudadanos europeos dentro de unos meses se despierten descubriendo que las empresas europeas pertenecen a capitales no europeos que hayan comprado al precio más bajo en las bolsas y que se queden con la propiedad", ha defendido. "Pido que reflexionemos sobre la oportunidad de crear nosotros también fondos soberanos en cada uno de nuestros países y quizás que estos fondos soberanos nacionales se puedan coordinar para aportar una respuesta industrial a la crisis", ha agregado el presidente francés.

Respuesta de la UE al plan de apoyo de EE UU a la industria

En este punto, Sarkozy se ha vuelto a referir al préstamo a bajo interés de 25.000 millones de dólares (algo menos de 19.000 millones de euros) que la administración estadouidense pretende conceder para salvar de la quiebra a sus fabricantes de coches. "¿Podemos dejar a la industria automovilística europea en situación de distorsión grave de la competencia frente a sus rivales americanos sin plantearse la cuestión de políticas sectoriales europeas para defender a la industria europea?", se ha preguntado.

Así, ha precisado que ello no significaría poner en cuestión el mercado único, ni la política de competencia ni los límites a las ayudas públicas. "Quiere decir que Europa debe plantear una respuesta unida y una respuesta que no debe ser inocente frente a la competencia de las otras grandes regiones del mundo. Nuestro deber es que en Europa podamos seguir construyendo aviones, barcos, trenes y coches, porque Europa necesita una industria fuerte", ha explicado.

Felipe González vaticina una recesión mundial e inevitable

El ex presidente del Gobierno Felipe González ha abogado por dar una respuesta "urgente, global y coordinada" ante la crisis financiera mundial y por regular "bien y de forma adecuada" los mercados, al tiempo que ha vaticinado que es casi inevitable una recesión económica mundial.

En la apertura en Sevilla de la XV reunión plenaria de la Fundación Círculo de Montevideo, foro en el que expertos del ámbito político y económico debatirán durante hoy y mañana el deterioro económico internacional, González ha sostenido que la actual no es una "crisis cíclica", lo "único que es cíclico es la estupidez y la ceguera", y ha señalado que lo lógico en la evolución económica son los dientes de sierra, pero no con caídas "tan brutales" como las de ahora.

Según González, antes de desencadenarse la actual situación ha habido algunas advertencias -la última la crisis en el sudeste asiático hace unos ocho años-, pero "a veces tenemos cegueras voluntarias o voracidades excesivas", ha ironizado. Para el ex presidente, América Latina ahora "está mejor preparada para enfrentar la crisis" y, por ello, reaccionará mejor que en épocas pasadas a esta coyuntura económica, si bien ha vaticinado que es prácticamente inevitable una recesión mundial.

Más información