Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial

Los países europeos del G-8 acuerdan apoyar a las entidades financieras

Los líderes de los cuatro países han pedido a la Comisión Europea "flexibilidad" en la aplicación del pacto de estabilidad

Berlusconi, Merkel, Sarkozy, Brown y Baroso al inicio de su comparecencia después de la reunión en París de los países europeos del G-8
Berlusconi, Merkel, Sarkozy, Brown y Baroso al inicio de su comparecencia después de la reunión en París de los países europeos del G-8 REUTERS

La cumbre de los cuatro países europeos en el G-8 (Francia, Alemania, Reino Unido e Italia) ha concluido este sábado en París con varios acuerdos, entre ellos apoyar las entidades bancarias y financieras para hacer frente a la crisis financiera mundial.

En la reunión, convocada por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, han participado la canciller alemana, Angela Merkel, y a los primeros ministros británico, Gordon Brown, e italiano, Silvio Berlusconi, además del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, el presidente del Eurogrupo (Jean - Claude Juncker) y el del Banco Central Europeo, Jean - Claude Trichet, para consensuar una postura europea común ante la crisis.

En una conferencia de prensa conjunta al término de la reunión, Sarkozy ha expuesto los acuerdos sobre varios puntos: el apoyo a las entidades bancarias y financieras y el compromiso de los jefes de Estado o Gobierno presentes de sancionar a los directivos responsables de las empresas en quiebra.

"Cada Gobierno actuará con sus propios medios y métodos pero de manera coordinada con el resto de Estados europeos", ha explicado el presidente francés. En caso de intervención pública de un banco en dificultades, los líderes de los países europeos del G-8 se comprometen a que "sus directivos sean sancionados y a que los accionistas soporten el peso de la intervención".

Asimismo, los cuatro países europeos integrantes del G-8 pidieron a la Comisión Europea (CE) "flexibilidad" sobre las ayudas estatales a las empresas. "La aplicación del pacto de estabilidad y de crecimiento deberá reflejar las circunstancias excepcionales en las que nos encontramos", ha señalado Sarkozy.

De la misma manera, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC), que obliga a mantener el déficit público por debajo del 3%, se aplicará teniendo en cuenta "las circunstancias excepcionales en las que nos encontramos", resaltó el presidente francés.

Los países europeos del G-8 han acordado también que, para que los bancos europeos estén en igualdad de condiciones que los del resto del mundo, las reglas contables sobre la clasificación de los activos en el balance bancario se modifiquen "para tener en cuenta la duración de la detención de estos activos por parte de los bancos". Los dirigentes del G-8 respaldaron la convocatoria "lo antes posible" de una cumbre internacional para la "refundación del sistema bancario internacional".

FMI: "Europa debe asumir sus responsabilidades"

El presidente francés ha podido encontrar en el director ejecutivo del FMI un aliado para lograr "una coordinación de los europeos", y sus palabras llamando a la respuesta conjunta de los países europeos va más en la línea de lo propuesto por Sarkozy que en la actitud de reserva mostrada por Merkel. Sin embargo, el director ejecutivo del FMI, preguntado por si Europa necesitaba un plan como el aprobado ayer en EE UU, ha asegurado que la "la situación en Europa es diferente", después de un encuentro esta mañana con Sarkozy.

"Europa debe asumir sus responsabilidades, como Estados Unidos lo ha hecho, aunque tal vez un poco tarde", ha señalado a la prensa al término de la entrevista con Sarkozy, cuyo país ocupa además la presidencia de la UE este semestre. Strauss-Kahn ha insistido en que los países europeos tienen que "actuar rápido y de forma concertada".

El director ejecutivo ha considerado que "la situación económica mundial es muy preocupante" y ha avanzazo que el FMI va a publicar previsiones "muy sensiblemente a la baja" con respecto a lo que había anunciado, y que además en el sector financiero "las pérdidas se revelan más importantes" de lo anticipado en abril.