Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial

Barclays compra el área de banca de capitales e intermediación de Lehman por 1.230 millones

El banco británico mantendrá a 10.000 empleados y se queda con la sede de Manhattan

Barclays ha taponado la herida que tenía abierta por su fracaso en el frustrado intento de compra del holandés ABN Amro. Ayer, alcanzó un acuerdo para adquirir, por 1.750 millones de dólares (unos 1.230 millones de euros), el área de mercado de capitales, fusiones y adquisiciones e intermediación bursátil en Norteamérica.

En su conjunto, según ha concretado hoy la entidad británica al organismo regulador del Reino Unido, Barclays adquiere activos de negociación por un valor de 72.000 millones de dólares y un pasivo que se calcula en 68.000 millones de dólares.

Además, la operación, pendiente de su aprobación por las autoridades encargadas de supervisar la bancarrota de la entidad financiera. incluye la oficina central de Lehman Brothers en la Séptima Avenida, de Nueva York, y dos centros de datos en Nueva Jersey.

El banco intentó, hasta la noche del domingo, comprar parte de Lehman

Por el contrario, quedan fuera del acuerdo las inversiones de Lehman Brothers en el sector hipotecario, que fueron la causa principal de su quiebra, así como, al menos de momento, las operaciones de Lehman en la capital británica, que también han quebrado.

Cuando llegó la crisis de Lehman, Barclays fue el candidato a comprar una parte de la entidad quebrada, junto con Bank of America. Ayer adquirió finalmente la división de renta variable y de asesoramiento de Estados Unidos, aunque también podría estar interesada en algunos negocios de Europa. Lo adquirido por Barclays había quedado fuera del proceso de quiebra. Los negocios adquiridos supondrían la absorción de 9.000 a 10.000 empleados de los 25.953 con que contaba la firma.

Barclays, con más de 300 años de historia, opera en más de 50 países y emplea a 147.000 personas. Además, tiene una gran división de banca privada, de mercado de capitales y de banca comercial. La entidad, que ayer cedió un 2,53% en la Bolsa de Londres, es uno de los mayores gestores de patrimonios del mundo, por lo que también estaba interesada en los 280.000 millones de dólares de patrimonio que tenía Lehman.

¿Por qué no compró el domingo? La respuesta quizá hay que buscarla en que la Reserva Federal exigía que 20 bancos crearan un fondo para los activos dañados y no hubo acuerdo. Ante esta situación, la Administración de EE UU quiso que Lehman quebrara y posteriormente fuera vendido por partes, sin más ayudas. La liquidación es un proceso rápido en Estados Unidos. Además, con esta estrategia la Fed dio una lección para todas las demás entidades.

Otra de las ventajas de esta adquisición es que no supone un desembolso muy alto ya que no son negocios que exijan mucho capital. Barclays tampoco está sobrado de capital. En junio pasado tuvo que hacer una ampliación de capital de 5.690 millones de euros a través de la emisión de 1.576 millones de títulos para fortalecer su base accionarial y financiar su crecimiento. Los últimos resultados tampoco han ayudado. Barclays ganó 2.167 millones de euros en el primer semestre de 2008, un 35% menos. La crisis crediticia obligó a la entidad a asumir provisiones un 155% mayores, hasta los 3.088 millones.

Impacto en las entidades españolas

Por otro lado, poco a poco se van conociendo más detalles de los efectos de la quiebra del cuarto banco de inversión de EE UU. En el sistema financiero español se estima que podría haber entre 500 y 700 millones de euros en diferentes activos de Lehman adquiridos por fondos de inversión y gestoras de grandes familias. Esto supone una pequeña parte de lo que se mueve en el sector, que asciende a 280.000 millones de euros.

Bancaja ha sido una de las entidades afectadas. El presidente de Bancaja, José Luis Olivas, aseguró ayer a Efe que ni el balance ni la cuenta de resultados se verán afectados por los cinco fondos de inversión que tienen parte de su patrimonio en bonos del banco estadounidense. Olivas señaló que sus clientes tienen invertidos unos 13 millones en estos fondos, pero insistió en que los inversores que los han suscrito son muy cualificados. Añadió, además, que los suscriptores de estos fondos se verán afectados en "muy pequeña medida".

Por otro lado, la agencia de calificación de riesgo Standard & Poor's (S&P) comentó ayer que el impacto de la quiebra de Lehman sobre la banca europea será "moderado y manejable", gracias al empleo extendido "de técnicas de dilución de créditos". Es decir, muchos de ellos han diversificado sus carteras por lo que no tienen grandes pérdidas.

Ayer se conoció que el banco suizo UBS ha cifrado su exposición al banco estadounidense en menos de 300 millones de dólares (212 millones de euros). "UBS no prevé que el coste total del cierre de su exposición a Lehman Brothers exceda de 300 millones de dólares", indicó la entidad helvética en un breve comunicado.

Hoy han sido los franceses Société Générale (SG) y BNP Paribas quienes han revelado a través de sendos comunicados nuevos datos sobre el efecto de la bancarrota en las entidades europeas. Concretamente, SG ha confirmado una exposición directa e indirecta a Lehman Brothers de unos 476 millones de euros y que tiene en sus propias cuentas una deuda antigua de alrededor de 76 millones de euros con el grupo en quiebra. BNP Paribas, por su parte, tiene comprometidos 405 millones, en la que se incluye una exposición de 200 millones de euros en concepto de créditos netos de operaciones de derivados, que incluyen acuerdos de compensación y colaterales.

También El principal banco comercial de China, el Industrial and Commercial Bank of China (ICBC), ha desvelado hoy que cuenta con un total de 151,8 millones de dólares (107 millones de euros) en bonos relacionados con la entidad.

Por otro lado, el grupo holandés ING informó de que esta quiebra le reportará unas pérdidas de 100 millones de euros antes de impuestos. El banco naranja señaló en un comunicado que su exposición en bonos y créditos de Lehman asciende a 200 millones, pero que tras tener en cuenta posiciones garantizadas, el impacto en su cuenta antes de impuestos se reducirá a 40 millones. Por otro lado, ING añadió que está ejecutando transacciones y reordenando posiciones en derivados, cuyo impacto estima rondará los 60 millones antes de impuestos.

Una de las entidades que ha confesado estar más afectada ha sido Münchener Rück. La reaseguradora muniquesa cifró su exposición a Lehman en 350 millones de euros. En esta cantidad están incluidos derivados con fines de cobertura. Además, la exposición de sus inversiones de capital en la compañía aseguradora estadounidense American International Group AIG "no es considerable". Münchener Rück dijo que su programa de recompra de acciones se mantiene intacto de los últimos episodios en los mercados de capital.

Por último, el mayor banco comercial de Tailandia, Bangkok Bank, indicó ayer que sus beneficios descenderán muy probablemente debido a que tiene en cartera bonos sin garantía por un valor total de 101 millones de dólares de Lehman Brothers. "La exposición va afectar a nuestros beneficios trimestrales, aunque no lo suficiente para entrar en números rojos", señalaron en Bangkok Bank por medio de un comunicado.