Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ricos son cada vez más ricos a pesar de la crisis financiera

Los millonarios capean las turbulencias y aumentan un 5% sus fortunas por sexto año consecutivo

El viejo refrán sigue siendo verdad: dinero llama dinero. A pesar de la crisis económica que azota los mercados desde finales del año pasado, las riquezas personales de los millonarios del mundo han subido un 5% hasta alcanzar los 109,5 billones de dólares (76,6 billones de euros), según un informe publicado por el grupo estadounidense Boston Consulting.

Es el sexto año consecutivo en que crecen las mayores riquezas del mundo. Además, según los datos del informe, el crecimiento es mayor en los países en desarrollo, como China, y entre familias que llevan tiempo teniendo tanto dinero.

El 1% de todas las familias poseían el año pasado el 35% de las riquezas del mundo, y el 0,001 por ciento, los más ricos entre los ricos, que poseen al menos 5 millones de dólares (3,5 millones de euros) en activos, contaban con 21 billones de dólares (14,7 billones de euros), un quinto de la riqueza mundial total.

Además, siguen apareciendo nuevos millonarios cada año, aunque sobretodo en los países emergentes de Asia y América Latina. El número de familias millonarias en 2007 creció un 11% hasta los 10,7 millones. BCG resalta también que, mientas los ricos siguen siendo ricos, han realizado varios ajustes como resultado de la crisis financiera.

Durante este año, los activos se están invirtiendo en elementos más conservadores y el dinero se está quedando en los mercados nacionales, además de un descenso de la inversión. El crecimiento de la riqueza personal norteamericana se redujo un 3,8% el año pasado, comparado con el 9% de 2006, lo que refleja la crisis de hipotecas y crediticia.

El crecimiento fue impulsado por las manufacturas en Asia y las materias primas en Latinoamérica y Medio Oriente, así como por una mayor estabilidad política y del tipo de cambio.

BCG señala en este punto que los bancos y entidades financieras no tienen más opción que expandir su presencia a esas regiones de rápido crecimiento. Dubai y Singapur, según sus estimaciones, se están transformando en centros de banca privada regionales que ofrecen una gran competencia a refugios tradicionales como Suiza.