El Santander compra el banco hipotecario Alliance & Leicester por 1.574 millones

El grupo de Emilio Botín canjeará una acción suya por cada tres de la entidad británica. -Esperan que dé 525 millones de euros de beneficios en 2011.- Downing Street apoya la entrada de empresas extranjeras

El Grupo Santander espera que la entidad británica Alliance & Leicester (A&L), por la que hoy ha presentado una oferta de adquisición, obtenga un beneficio neto de 525 millones de euros en 2011 -419 millones de libras-, lo que supondría un retorno del 19% sobre la inversión.

El Santander ha comprado el banco británico hipotecario por 1.574 millones de euros (1.259 millones de libras) a través de una "operación recomendada de compra". El pago, según el director general financiero del grupo presidido por Emilio Botín, José Antonio Álvarez, se realizará mediante el canje de una acción del Santander por cada tres del A&L y sobre el 100% del capital del banco británico, que antes de completar el proceso de compra abonará un dividendo de 18 peniques por título. También obligará al banco español a realizar una ampliación de capital que podría rondar el 2%.

La entidad española califica la operación de "oferta recomendada de compra"
Más información
Colas en California para sacar el dinero de un banco intervenido

Según destaca la entidad española en un comunicado que ha trasladado hoy a la CNMV, la oferta del Santander, que se cifra en 299 peniques por acción, supone una prima superior al 36% sobre el precio de cierre del viernes, que se situó en 219,25 peniques. No obstante, esta prima asciende hasta el 44,6% si se suma el dividendo anunciado, añade el documento.

Además de la aportación que se realizará a través del intercambio de acciones, el español prevé realizar en un futuro en él una inyección de capital de 1.000 millones de libras (1.250 millones de euros).

Respaldo oficial

Desde Downing Street, el primer ministro británico, Gordon Brown, ha respaldado la operación al asegurar que "siempre hemos trabajado con una economía abierta y creo que nos hemos beneficiado de la diversidad de propietarios que hay en la economía del Reino Unido". En años recientes, ha insistido, "siempre hemos facilitado que las instituciones financieras compren en la economía británica y en el sector financiero británico. Nos beneficiamos de tener una economía abierta en el Reino Unido".

Tras conocerse el interés de la entidad española, las acciones de A&L han subido un 42% hasta situarse en 312 peniques. Los títulos del Santander, que prevé fusionar las actividades de A&L con su filial Abbey, adquirida en 2004, para potenciar su negocio en Reino Unido; avanzaban por encima del 1,3% a media sesión.

A pesar de mantenerse al margen de las ampliaciones de capital que han realizado algunos de sus competidores a raíz de la crisis financiera, los beneficios anuales de A&L se han visto afectados por las turbulencias en los mercados financieros tras cerrar 2007 con una caída del 30% y tras ceder un 62% de su valor en bolsa en los últimos meses. De hecho, hace un año, cada título del banco valía en Bolsa 1.152 peniques, mientras que, a pesar de la subida de hoy, en la actualidad se intercambian por 324 peniques.

Más de 20 millones de clientes

Con la compra, que se espera esté cerrada en octubre de 2008 con el visto bueno de los accionistas de ambas entidades y de las autoridades pertinentes, Abbey adelanta en tres años sus planes de expansión y casi roza las mil oficinas, ya que A&L aporta 254 sucursales con 7.300 empleados, al tiempo que cuenta con 5,5 millones de clientes, por lo que la filial del banco español, sexto del mundo por capitalización bursátil con 70.000 millones, tendría ya más de 20 millones.

De este lado, la intengración de los activos de A&L en Abbey permitirá a la entidad resultante controlar el 13% del negocio hipotecario en Reino Unido, y un 8% de los depósitos.

El presidente del Santander, Emilio Botín, ha destacado a través de la nota remitida a la CNMV que la adquisición "será un paso significativo" en el desarrollo del negocio en Reino Unido, ya que "la operación cumple con el objetivo de retorno sobre la inversión de Santander y genera valor para los accionistas", al tiempo que busca lograr que Abbey sea "una de las principales franquicias del sector bancario en el Reino Unido".

Por su parte, el presidente en funciones de A&L, Roy Brown, ha señalado que "el Consejo ha tomado la decisión de recomendar la adquisición por Santander tras una cuidadosa consideración" y ha recordado que A&L "es un negocio sólido y atractivo y su resistente comportamiento es prueba de la calidad de su franquicia".

Según recoge el propio banco en su página web, Alliance & Leicester gestiona fondos por valor de 55.000 millones de libras (68.750 millones en euros), de los cuales 42.800 millones de libras (53.500 millones en euros) corresponden a hipotecas.

Una estrategia de camino a los 10.000 millones de beneficios

"¿En crisis? ¿Quién está en crisis? Desde luego, el grupo Santander no", afirmaba su presidente, Emilio Botín, a finales del pasado mes de junio dejando en evidencia que el banco español está sabiendo capear las turbulencias financieras internacionales con solvencia y haciendo bueno el dicho oriental que recuerda que crisis es sinónimo de oportunidad. Lo cierto es que con la compra del Alliance & Leicester conocida hoy, el Santander insiste en potenciar su negocio en Reino Unido tras el buen resultado logrado tras la adquisición del banco comercial Abbey en 2004 (que podría lograr 1.400 millones de beneficios este ejercicio) y que ayudará al español a superar la cifra mágica de los 10.000 millones en ganancias prometida por Botín. Para abrir boca, ya ha cerrado el primer trimestre con unos beneficios de 2.206 millones.

Tras el Abbey, llegó la compra el pasado año del grupo ABN Amro en consorcio con el Royal Bank of Scotland (RBS) y Fortis, que pagaron por él cerca de 70.000 millones y, aunque en su día fue calificada como "magnífica", sólo ha reportado beneficios para el Santander. La joya de dicha operación fue la adquisición del Banco Real de Brasil, país en el que espera ganar 3.000 millones de dólares de beneficio bruto en 2008. La oveja negra en la estrategia es el norteamericano Soverign, donde el Santander acumula minusvalías de unos 1.400 millones.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS