Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

General Motors cambia los todoterrenos por coches pequeños y más verdes

El gigante estadounidense cerrará cuatro plantas de camiones y vehículos 4x4 por la subida de los combustibles

Los cambios en la cotización del petróleo, que ha duplicado su precio en el último año, están provocando cambios en la industria de la automoción a pasos agigantados. Ante este panorama, uno de sus iconos, la estadounidense General Motors ha anunciado hoy el cierre en los próximos dos años de cuatro plantas que producen camiones y vehículos todo terreno, una de ellas en México, en respuesta al aumento de los precios de combustibles, y una apuesta clara por vehículos más pequeños y con motores más eficientes.

El presidente del gigante de Detroit, Rick Wagoner, ha afirmado que la empresa subirá del 50 al 60% la proporción de automóviles en su lista de productos, en detrimento de las camionetas y vehículos todoterreno, y que los cierres de plantas ahorrarán unos 1.000 millones de dólares anuales. Aunque no está claro cuántos puestos de trabajo resultarán afectados por estos ajustes.

General Motors, que ha acostumbrado a los estadounidenses a grandes motores de alto consumo ante el bajo precio histórico de la gasolina en este país, agregará un tercer turno de trabajo en dos plantas en Michigan y Ohio donde se fabrican los modelos Malibu y Cobalt, de la línea Chevrolet.

Wagoner manifestó que General Motors podría vender su línea de Hummer, los enormes vehículos adaptados de transportes militares que se pusieron de moda en la década de los noventa. También ha explicado que se han aprobado fondos para la producción del Chevy Volt, un vehículo con motor híbrido de gasolina y electricidad.

El incremento del precio de los combustible ha hecho disminuir la demanda de vehículos todoterreno y camionetas, que tienen consumos muy altos, y ha aumentado el de vehículos híbridos y utilitarios.