Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU alerta que la subida de los alimentos se prolongará hasta 2010

El Programa Mundial de Alimentos insta a Europa a revisar su política de biocombustibles

La subida a máximos de la inflación y su efecto en los precios de los alimentos, lejos de contraerse en los próximos meses se prolongará, como mínimo, hasta 2010, según ha advertido hoy Josette Sheeran, directora del Programa de Alimentos de la ONU. "Nuestros cálculos prevén que el actual nivel de precios continue durante los próximos años, de hecho, seguirán subiendo en 2008, 2009 y problablemente también hasta 2010 como mínimo", ha asegurado.

Según Naciones Unidas, la escalada de los precios está provocada por el encarecimiento de la energía, los efectos del cambio climático en las cosechas, la creciente demanda de los países emergentes como China o India y el uso de los cereales para producir biocombustibles.

En esta línea, Sheeran ha denunciado que las inversiones especulativas en los mercados de los productos básicos como el trigo o los cereales están también detrás del encarecimiento de los alimentos. Un fenómeno, ha añadido, que no es nuevo ni fruto de "una burbuja pasajera" y ha advertido que continuará.

Además, la dirigente de las Naciones Unidas ha instado a las autoridades europeas a realizar una reflexión sobre su política de biocarburantes y sus objetivos en este sector.

De este lado, la UE se fijó el año pasado el objetivo de que el 10% de los carburantes empleados en los transportes en 2020 provengan del biodiesel.

No obstante, los nuevos estudios que apuntan a que este tipo de combustibles no son eficaces para reducir la emisión de gases de efecto invernadero y el impacto que está teniendo el desvío de las cosechas en el abastecimiento de alimentos básicos como el trigo o el arroz han multiplicado los llamamientos para que Bruselas cambie de postura.

Por ultimo, Sheeran ha advertido que los fondos de ayuda de la ONU tienen un agujero de 500 millones de dólares, por lo que ha pedido a los países occidentales que contribuyan con sus fondos.