Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solbes asegura desde Bruselas que el Gobierno está actuando contra el repunte de la inflación

El ministro apela a la productividad y la estabilidad presupuestaria. -Los países de la UE advierten que el alza de precios es "un problema muy serio"

El vicepresidente del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, ha reiterado hoy desde Bruselas que el Ejecutivo ya está tomando las medidas para contener la inflación recomendadas por el Eurogrupo, como por ejemplo una política presupuestaria saneada o "políticas ambiciosas de mejora de a productividad". Precisamente, el repunte de los precios registrado en 2007 es un "problema muy serio" en la zona euro, aunque debería "retroceder levemente en los próximos meses", según ha destacado el ministro esloveno de Finanzas, Andrej Bajuk, cuyo país ejerce la presidencia de la UE, en un descanso de la cumbre que reúne en la capital belga a los titulares de Finanzas de los Estados miembros.

Por lo que respecta a la posición española, Solbes, que en su día ya rechazó medidas excepcionales contra la inflación por los posibles efectos inversos a medio y largo plazo de estas iniciativas, ha destacado que el Eurogrupo ha puesto sobre la mesa una "panoplia bastante amplia" de medidas para luchar contra la subida de precios, tanto de política monetaria como de política fiscal.

En línea con el resto de sus colegas, Solbes también ha reclamado que las subidas salariales se vinculen a la mejora de la productividad para "evitar aspectos de segunda vuelta en el tema salarial".

Además, los ministros de Economía de los países de la zona euro han insistido en aumentar la competencia en algunas actividades, especialmente en el sector servicios.

Ambas políticas, "son las cosas que estamos haciendo", ha sentenciado Solbes a la entrada de la reunión de hoy en Bruselas.

En este sentido, ha señalado que España dispone de "márgenes de maniobra" presupuestarios gracias al superávit "para evitar que no haya ninguna actividad o ningún impacto como consecuencia del juego de los estabilizadores automáticos", es decir, de la reducción de los ingresos y el aumento del gasto como consecuencia de la desaceleración.

Previsiones a la baja a partir de marzo

Asimismo, Solbes ha abogado además por "seguir con nuestras políticas ambiciosas de mejora de la productividad y retocar aquellos aspectos específicos que haga falta retocar", con lo que espera que el ritmo de avance de los precios vuelva a situarse por debajo del 3% en España y del 2% en el resto de la eurozona a partir de marzo si el petróleo y los alimentos se comportan de forma más normalizada durante el año.

Según datos provisionales, la inflación en la zona euro escaló en enero pasado hasta el 3,2%, la tasa más alta desde que comenzó a elaborarse el índice, en 1997. España, por su parte, terminó 2007 con un IPC general del 4,2% y del 4,3% en su versión armonizada.

En este sentido, la Comisión Europea y el Eurogrupo (ministros de Finanzas de la zona euro) ha advertido hoy que la inflación es un "problema muy serio", aunque debería "retroceder levemente en los próximos meses", según ha adelantado el ministro esloveno de Finanzas, Andrej Bajuk, cuyo país ejerce la presidencia de la Unión en un descanso de la cumbre.

De este lado, los asistentes a la cita de Bruselas se mostraron ya ayer muy preocupados por la aceleración de la inflación y, aunque confiaron en que el repunte sea temporal, reiteraron que es fundamental es evitar subidas encadenadas de otros precios y de los salarios.

Respecto a la coyuntura económica, tanto el comisario del ramo, el español Joaquín Almunia, como el presidente del Eurogrupo, el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, se remitieron a las conclusiones de la reciente reunión del G7 en Tokio, donde los siete países más industrializados del mundo coincidieron en que en 2008 se producirá una ralentización global y continuarán las tensiones en los mercados.

Esto ha llevado al Banco Central Europeo (BCE) a mantener invariable su tasa directriz en un 4%, a pesar de las presiones para un recorte que favorezca la reactivación económica, en el marco de la crisis financiera mundial. En ese sentido, la presidencia eslovena estimó que el BCE está realizando un "excelente trabajo" en un "periodo de turbulencias".

Déficit francés

La mayor parte de la reunión de ayer se dedicó, no obstante, a consensuar una declaración sobre el objetivo pactado el año pasado en Berlín de lograr el equilibrio presupuestario en todos los países del área, como tarde, en 2010.

La intención de Francia de retrasar ese objetivo hasta 2012, debido al ambicioso programa de reformas en que se encuentra sumido y ante la incierta coyuntura económica, forzó a los ministros a aceptar que ese objetivo se vincule a unas "condiciones cíclicas adecuadas", después de que el Gobierno francés dejara claro que hará todo lo posible por lograrlo.

Juncker insistió en que el acuerdo de Berlín "sigue en vigor" y recalcó que ya entonces quedó claro que su consecución dependía del contexto económico.

La ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde, se mostró muy satisfecha porque el acuerdo haga mención explícita a la coyuntura y aseguró que París tiene intención de respetar sus compromisos.

Sobre este punto, Solbes ha apuntado que "en principio, nosotros queremos, creemos y deseamos" que Francia sitúe sus cuentas públicas en equilibrio en 2010, tal y como acordaron el año pasado todos los países de la eurozona.

Juncker eleva a 276.000 millones las pérdidas por las 'subprime'

El presidente del Eurogrupo Jean-Claude Juncker calcula que las pérdidas originadas por la crisis en las hipotecas subprime podrían alcanzar los 400.000 millones de dólares (unos 276.000 millones de euros), citando un informe del FMI.

“Por lo que sé, esta cifra es correcta. Hemos pedido a los bancos que hagan todas las comprobaciones que puedan con la mayor celeridad posible, ha explicado Juncker durante la reunión de Bruselas.

Por su parte el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios Joaquín Almunia ha añadido que el informe del Fondo Monetario no sólo incluye a los bancos sino también al resto de instituciones financieras.

Más información