Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una crisis, una oportunidad

Los expertos apuntan a que las hipotecas 'subprime' y el escándalo en SocGen deberían fomentar una mejor evaluación de los riesgos a largo plazo

No hay mal que por bien no venga, asegura la sabiduría popular. Y esta es la postura de muchos analistas ante la crisis originada por las tensiones de crédito y las hipotecas de alto riesgo en EE UU (subprimes), así como ante el caso de fraude en el banco francés Société Générale. En su opinión, estos golpes podrían fomentar a partir de ahora la aplicación de estrategias a largo plazo y una toma de conciencia empresarial de los riesgos a nivel internacional.

"El regreso a un enfoque a largo plazo en la definición de la estrategia por parte de los consejos de administración" debería permitir "la emergencia de una nueva gestión de empresas", afirma Jean-Aymone Massie, presidente de la Asociación Francesa de Gestión Empresarial (AFGE).

En el futuro, los administradores deberán "rendir cuentas de los resultados obtenidos de forma más concreta" a los accionistas, que a su vez estarán "más atentos" a la estrategia, predice Massie.

En este sentido, la crisis debería favorecer una "nueva toma de conciencia de los riesgos y de su control" por parte de todos los que intervienen en los mercados financierossegún añade Hakim Bendriss, responsable en Francia de Man Investments, un gestor de fondos independiente.

En su opinión, conviene mejorar el cálculo de los impactos relacionados con los riesgos de liquidez y la comprensión de los límites de los modelos utilizados para medir los peligros vinculados a los instrumentos complejos.

Los fallos que salieron a la luz por la crisis de las subprime deben incitar a las empresas a asegurarse de que "los procesos de control de riesgos se adaptan bien a los riesgos que realmente se toman", ha agregado Bendriss.

Todo ello, en palabras del experto de Man Investments, presupone una "total independencia de los diferentes actores que participan en el proceso y el refuerzo, en caso de necesidad, de la 'due diligence' (el proceso de evaluación de las informaciones que permiten a los inversores hacerse un juicio) y las auditorías".

A corto plazo, los profesionales consultados convienen en que los nuevos actores (los conocidos como hedge funds o fondos de gestión libre y las sociedades de inversión de capital y los fondos soberanos) podrían revitalizar los mercados financieros reemplazando al sector bancario, un sector en crisis y en el que los inversores parecen haber perdido la confianza.

El fin de la burbuja inmobiliaria en EE UU

Para Philippe Laurent, gestor de fondos en VP Finance, esta crisis ha sido "el acelerador de la explosión de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos, al detener la especulación y permitir al mercado sanearse de forma segura y más rápida".

Así, recalca que la crisis debería "volver a llevar el riesgo a quien lo toma inicialmente", el prestamista, y hacer que se comporte de forma "menos irresponsable".

En lo que se refiere a la Société Générale, que denunció un fraude de 4.900 millones de euros (unos 7.100 millones de dólares) presuntamente causado por uno de sus operadores, Philippe Laurent se pregunta "por qué los bancos pueden efectuar operaciones tan acrobáticas y peligrosas con sus propios fondos".

Los bancos, insiste, deben retornar a su papel esencial: ser "actores" fundamentales del sistema económico para recaudar ahorro, administrarlo y redistribuirlo mediante préstamos a las empresas y a los particulares.