Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bernanke abre la puerta a futuras bajadas de tipos en EE UU

El presidente de la Reserva Federal estadounidense justifica la medida ante el endurecimiento de la crisis crediticia

El persistente endurecimiento de la crisis crediticia, la ralentización inmobiliaria y el alza de precios de la energía han llevado al presidente de la Reserva Federal estadounidense (Fed), Ben Bernanke, a dejar entrever hoy una posible rebaja de tipos. Bernanke ha señalado hoy que la actual situación generará "vientos en contra del consumidor" en los próximos meses. La posible bajada de los tipos se confirmaría en la próxima reunión del comité monetario, el próximo 11 de diciembre. La Fed comenzó a recortar el precio del dinero el pasado mes de septiembre para prevenir los efectos adversos de las turbulencias financieras.

"La previsión económica se ha visto importantemente afectada por una renovada turbulencia en los mercados financieros, lo que alteró la mejora conseguida durante los meses de septiembre y octubre", ha afirmado Bernanke.

El presidente de la Fed recuerda que los inversores han registrado numerosas pérdidas crediticias y las entidades bancarias devaluaciones de sus activos, lo que ha llevado a recortes de los ráting de las agencias de calificación con respecto a los valores asociados a hipotecas residenciales.

Sin embargo, los últimos datos macroeconómicos procedentes de Estados Unidos resultaron sorprendentemente buenos, ya que ayer se conoció que el PIB mejoró en el tercer trimestre un 4,9% según las primeras estimaciones, y el déficit comercial de octubre se redujo notablemente gracias al auge de las exportaciones impulsadas por la debilidad del dólar.

Los datos del mercado laboral muestran su resistencia a la ralentización estadounidense y al enfriamiento del mercado residencial, y los precios del petróleo comienzan a relajarse esta semana tras un mes en máximos, lo que recorta, si esta tendencia se mantiene, las presiones inflacionistas a corto plazo.

Aún así los analistas esperan que esta mejora del crecimiento del PIB estadounidense no se haga extensiva a la evolución del cuarto trimestre, ya que creen estas variables positivas se verán afectadas negativamente por las turbulencias financieras generadas por el desplome del subprime y la agudización del enfriamiento del sector inmobiliario.