Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE aprueba un nuevo texto sobre el plan Galileo con el visto bueno de España

El Gobierno recibe garantías de que contará con un centro de control

España se ha sumado hoy al acuerdo de los otros 26 estados miembros de la Unión Europea sobre la organización del futuro sistema de navegación por satélite, Galileo, tras recibir garantías de que contará con un centro de control en su territorio, según han confirmado fuentes diplomáticas. La delegación española rechazó ayer el acuerdo, que se alcanzó casi a media noche y sin su visto bueno, al no obtener el compromiso de que contaría con un centro de control plenamente operativo en 2013, con el que las empresas españolas pudieran competir en igualdad de condiciones con las de otros países.

España se ha salido con la suya. Después de que los otros 26 países miembros firmaran ayer un acuerdo sin su visto bueno, el Gobierno se ponía desde esta mañana manos a la obra para que la aprobación de Galileo plasmara su exigencia y fuese unánime. El comisario europeo de Transportes, Jacques Barrot, ha explicado que se ha incorporado una aclaración al texto, según la cual el centro de control español trabajará "en red" con los otros dos ya previstos, en Alemania e Italia.

Según el reparto actual, España ya tiene un centro denominado "safety-of-life", centrado en tareas de seguridad y salvamento, en Madrid, pero con una capacidad técnica limitada, al contrario que los ubicados en Alemania e Italia.

Barrot ha transmitido que los Veintisiete están de acuerdo en que España pueda elevar la cualificación técnica de este centro y convertirlo a partir de 2013 en un dentro de control equiparable a los instalados en Alemania e Italia. Como el Gobierno, continuaba con "algunas inquietudes", ha indicado el comisario, se ha decidido que, una vez que el centro adquiera la cualificación para subir de categoría, trabajará "en red" con los otros dos.

En cualquier caso, los Veintisiete han precisado que la creación de un tercer centro de control para la futura red de satélites no tendrá coste alguno para el presupuesto comunitario, lo que implica que España tendrá que habilitar los fondos para ese cambio de categoría.

Reconcoer las carencias

El secretario general de Transportes, Fernando Palao, ha considerado que el acuerdo de hoy "pone en marcha Galileo", aunque ha incidido en que "el esfuerzo no se acaba aquí". Ahora, ha agregado, debemos "hacer nuestros deberes" para estar listos en 2013 para incorporar el centro de Madrid a la red de control antes de que empiecen a operar los satélites.

Palao ha hecho hincapié en que, sin ese centro en territorio nacional, las empresas españolas no lo tendrían fácil para participar en el desarrollo de Galileo. "No tenemos experiencia industrial" para liderar alguno de los grandes segmentos del proyecto, ha reconocido Palao, pero sí la capacidad de gestionar un centro de operaciones, del que se derivarán otros contratos que, previsiblemente, pueden acabar también en manos españolas.