Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España es ya el octavo inversor del mundo

Supera a Japón y Canadá.- La UE, Latinoamérica y EE UU son los destinos principales; Asia, la asignatura pendiente

España es el octavo inversor del mundo, por detrás de Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Hong Kong, Holanda y Suiza, y después de haber superado a Canadá y Japón en los dos últimos años.

Así se desprende del Anuario de la Internacionalización Española, editado por el Círculo de Empresarios con la colaboración de la Wharton School de la Universidad de Pennsylvania. Se trata de un balance anual que nace con vocación de continuidad para medir la internacionalización de la actividad empresarial española.

Según este documento, España ha pasado de ser un país fundamentalmente receptor de inversiones extranjeras a convertirse en un país con creciente peso inversor en el exterior. Un cambio que se refleja en la prensa económica internacional, en la que, actualmente, el 3% de los artículos que se publican en Financial Times, The Economist y Wall Street Journal se refiere a empresas españolas.

Según ha explicado el director del Instituto Lauder de Gestión y Estudios Internacionales Wharton, Mauro F. Guillén, la mayor parte del volumen de las inversiones españolas en el exterior tiene por destino otros países de la Unión Europea.

Latinoamérica se sitúa como el segundo destino principal y Estados Unidos cobra cada vez más importancia, ante la necesidad de "inversión directa en moneda estable", como el euro. La "gran asignatura pendiente" de España es Asia.

Los sectores más internacionalizados

Según Guillén, los sectores más internacionalizados de la economía española son los servicios, el sector de los componentes de automoción, la confección textil, la óptica, la transformación de alimentos, las telecomunicaciones, la energía y la banca.

Guillén ha citado algunas empresas españolas con presencia en el extranjero, líderes en sus respectivos sectores: SOS Cuétara (en aceites), Flamagás (mecheros), Zanini (tapacubos para coches), Puig (cosmética), Telefónica, Santander, Prosegur (seguridad), Sol Meliá (hostelería), Gamesa, Acerinox, Indo (óptica), Roca (sanitarios), Pronovias, Freixenet, Ebro Puleva (arroz y pasta), Recreativos Franco, Ferrovial y Real Madrid.

Por su parte, el sector inmobiliario y de la costrucción "notará el cambio de ciclo". A su juicio, sólo podrán "capear el temporal" las grandes constructoras, al estar diversificadas.

Endeudamiento y apalancamiento

El crecimiento exterior de las empresas españolas ha provocado, como contrapartida, un aumento de su endeudamiento (sobre todo en el sector privado) y del apalancamiento, "una variable que hay que vigilar".

En este sentido, Guillén ha estimado que "hay mucho más apalancamiento que hace tres años". Un "reto" que afecta, sobre todo, a los sectores de infraestructuras, gestión de infraestructuras y manufacturero.