Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comisión autoriza la fusión de las discográficas Sony y BMG

Bruselas la había aprobado en 2004, pero el Tribunal Europeo de Primera Instancia la revocó en 2006

La Comisión Europea (CE) ha autorizado hoy la fusión de los sellos discográficos de la japonesa Sony y la alemana Bertelsmann (BMG), a pesar de una sentencia del Tribunal Europeo de primera instancia que se oponía a esta operación por considerar que perjudica la competencia. Finalmente, el Ejecutivo comunitario ha concluido que la operación no se traducirá en una posición dominante en el mercado europeo.

Con esta decisión nace la compañía Sony BMG, que combinará el negocio de grabación de las dos discográficas. Pero el camino hasta la fusión no ha estado exento de obstáculos. En julio de 2004 el Ejecutivo comunitario ya había aprobado este proyecto de fusión. Pero, a raíz de una demanda de la asociación de discográficas independientes, Impala, el Tribunal de Primera Instancia de la UE revocó en julio de 2006 la decisión, al estimar que Bruselas no había fundamentado apropiadamente su dictamen.

El pasado mes de marzo, la Comisión Europea anunció la apertura de un examen a fondo sobre el proyecto de fusión entre las dos discográficas para determinar si se ajustaba a las reglas de competencia.

"Esta investigación representa uno de los análisis más exhaustivos de información compleja jamás llevados a cabo por la Comisión en un procedimiento de fusión, y muestra claramente que no debe existir preocupación por la competencia en ninguno de los mercados afectados", ha asegurado hoy en un comunicado la comisaria de Competencia, Neelie Kroes.

El contexto ha sido "excepcionalmente difícil" debido a que el sector está dominado por un pequeño número de actores importantes, a la vez que la industria discográfica sufre fuertes cambios debido a los efectos de la música digital e internet en los hábitos de compra de los consumidores.

Ahora se une en una sola empresa todas las actividades discográficas de BMG, filial del grupo alemán Bertelsmann, con el conjunto de las de la japonesa Sony, con excepción de las que posee en Japón.

BMG es propietaria entre otros de los sellos discográficos Arista, Jive, Zomba y RCA, mientras que la cartera de Sony incluye las marcas Columbia, Epic y Sony Classical. Ambas forman parte del grupo de cinco grandes empresas que dominan el mercado discográfico mundial junto a Universal, Warner y EMI.