Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 'trabajos basura' de EE UU

Reponedores, manicuras y lavanderos son los peores empleos en el país de las oportunidades

Son muchos los que se quejan a menudo del trabajo que ocupan actualmente en España. Salarios bajos (mileuristas o menos), horarios imposibles de conciliar, compañeros trepas, jefes insufribles y hasta falta de aire acondicionado son algunas de las quejas habituales. En EE UU han intentado medir todos estos parámetros para hacer un informe sobre los peores empleos en el país de las oportunidades y el resultado es un sorprendente reportaje de la revista Time.

Recientemente, los legisladores del país decidieron elevar el sueldo mínimo por hora trabajada a 5,85 dólares, unos 4,35 euros. Pero el salario es sólo una parte del problema de los empleos basura. Malas condiciones sanitarias, carencia de seguro médico y violaciones de la legislación laboral forman parte de la pesadilla laboral de muchos trabajadores.

Las cosas pintan especialmente mal para los trabajadores de servicios de las tres industrias peor pagadas a escala federal: las lavanderías, los supermercados y los salones especializados en manicura y pedicura. Los representantes de estos sectores aseguran que las condiciones de sus trabajadores no son peores que en otros servicios, algo difícil de justificar."

Las cuitas de los trabajadores de lavandería

Los basureros han sido considerados históricamente como uno de los peores empleos, pero sorprendentemente no se encuentran en una lista en la que sí están quienes trabajan en lavanderías, especialmente los de hospitales, que trabajan con un material extremadamente peligroso. "Las bolsas que recibimos tienen sangre, heces, e incluso dedos y partes del cuerpo que se tiran tras una operación", asegura un empleado del Brennan Center.

La exposición a sustancias tóxicas es otro de los peligros de los 235.000 trabajadores de lavandería de toda la nación. Los componentes químicos de los detergentes provocan distintas enfermedades y están prohibidos en la Unión Europea y Canadá… pero no aquí.

El 5 de junio, este colectivo de trabajadores pidió a la Agencia de Protección del Medioambiente (EPA en sus siglas en inglés) que proporcionase medidas de seguridad sanitaria en el sector y apuntaban que el listado actual de sustancias peligrosas no se actualiza desde 1985.

En el 70-80% de este sector, los trabajadores cobran el sueldo mínimo o poco más. En las lavanderías que funcionan a monedas, se paga a veces a 3 dólares la hora, unos 2,23 euros tan sólo. El rango salarial está entre 250 y 400 dólares (186-298 euros) a la semana por una jornada laboral de 60 horas.

Infierno en el supermercado

Los reponedores de los supermercados tampoco lo tienen mucho mejor. Tienen que cargar a diario con pesadas cargas y sufren constantes trastornos muscoesqueléticos. En 2001, el Congreso de EE UU aprobó una regulación que instaba a los empresarios del sector a proporcionar cursos sobre seguridad laboral a sus empleados.

Las tiendas pequeñas de comestibles pagan unos 332 dólares a la semana (229 euros), comparado con la media de 529 dólares (394 euros) de todos los trabajadores del sector privado. Pero algunos no llegan a los 300 porque se les paga únicamente con propinas. Sin embargo, Hill Cashern, portavoz del sindicato del sector asegura que esta remuneración es suficiente para sostener a una familia "porque los trabajadores pueden tener una carrera profesional que les puede dar una seguridad financiera".

Sin embargo, proliferan las tiendas que no pagan los salarios mínimos y que comenten numerosas irregularidades.

Manicuras asiáticas

Una de las profesiones más curiosas analizadas en este estudio es la del gremio de cortadores de uñas, manicuras y pedicuras, que suman unos 155.000 en todo el país. El 42% de los que se dedican a este oficio son mujeres asiáticas de pocos recursos que están expuestas a pésimas condiciones higiénico-sanitarias.

Muchos de los ingredientes cosméticos que utilizan contienen toxinas, como los formaldehídos y toluenos, considerados cancerígenos por la EPA y forman parte de productos como los quitaesmaltes. Utilizarlos ocasionalmente no es peligroso, pero el riesgo se dispara para una manicura.

Según un informe del Nacional Asian Pacific American Women's Forum , el 89% de los 10.000 compuestos químicos utilizados para el cuidado de las uñas no han sido probados por una agencia independiente. Otros estudios hablan de que estas sustancias pueden producir problemas reproductivos, algo que niega la patronal del sector.

EE UU es un país plagado de contrastes. Las diferencias entre ricos y pobres se hacen patentes en todos los ámbitos, desde la educación hasta la sanidad, pasando por las hipotecas. De hecho el último susto económico mundial ha venido de las hipotecas 'subprime' o también conocidas como 'basura', que son las que obtienen aquellos con menos recursos y menos avales.

Por eso no es de extrañar que la calidad del empleo sea tan desigual y, sobre todo, que no exista una concienciación clara sobre la importancia de unas condiciones sanitarias dignas en el trabajo. En la lista de Time, llama la atención que los peores trabajos sean aquellos que están peor pagados en relación con los riesgos para su salud que sufre el trabajador. ¿Se imaginan una lista de los peores trabajos en España?