Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La semilla del suicidio

Cientos de campesinos indios deciden quitarse la vida al no poder asumir los costes de los cultivos

Un total de 479 campesinos, según cifras oficiales, se han quitado la vida en lo que va de año en la región india de Vidarbha. Los habitantes de la zona, rica en algodón, arroz, soja y naranjas, sobrevivían gracias al autoabastecimiento que les permitía producir y vender sus productos. Los cultivos necesitan cada vez más químicos, fertilizantes y sistemas de riego, que aumentan el costo de la cosecha en relación con el bajo precio al que luego se vende.

Hasta 2003, los suicidios se limitaban a los productores de algodón. Hoy es una vía de escape a la que se acogen los campesinos de cualquier cosecha. En este caso no son las sequías ni las inundaciones las que han causado la crisis, a pesar de que la región no recibe suficiente lluvia y sólo el 11% de sus zonas de cultivo cuentan con sistema de riego. Vandana Shiva, la activista y ecologista de India más reconocida internacionalmente, explica que "por los cultivos transgénicos, principalmente de algodón, los campesinos han perdido su forma de sustento".

"Estos cultivos necesitan muchos químicos, fertilizantes, sistemas de riego y se tienen que comprar constantemente semillas. Esto aumenta mucho el costo de la cosecha, que se acaba perdiendo o vendiéndose a precios que no compensan. Los campesinos van empobreciendo a tal grado que su única salida es el suicidio", señala Shiva.

Los ecos de la 'Revolución Verde'

Maharashtra, un estado indio al noroeste del país, se benefició de la Revolución Verde en los años 80, como se conoció a la introducción masiva de fertilizantes y pesticidas en la agricultura.

Hoy, este estado, en particular su región norteña de Vidarbha, está en portadas de medio mundo debido al elevado número de campesinos que han decidido acabar con sus vidas. Según cifras oficiales, 479 campesinos se han suicidado en lo que va de año en esta región. Sólo en la primera semana de julio, ya eran cuatro los campesinos que habían muerto de esta forma en distritos de Yavatmal, Akola, Washim y Bhandara.

A pesar de que hace un año, el primer ministro, Manmohan Singh, hizo una gira por Vidarbha y anunció asistencia financiera para mejorar las condiciones de vida en las zonas rurales, los suicidios continuaron.