Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tasa de empleo en España supera por primera vez la media de la OCDE

Un informe de la OCDE augura que el paro en España bajará del 8,5% en 2006 hasta el 8,1% en 2008

Por primera vez desde que existen datos estadísticos, la tasa de empleo en España se ha situado por encima de la media de la OCDE, un dato que indica que se va "por la buena senda", según el responsable de análisis y política de empleo de la organización, Raymond Torres. El mercado laboral español está "mejorando muchísimo" y logra niveles "históricos" de creación de puestos, pero mantiene algunos problemas y tiene que adaptarse a los desafíos de la globalización, según ha asegurado hoy el organismo.

El informe "Perspectivas para el empleo" de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), presentado hoy en París, señala que la tasa de paro en España en 2006 fue del 8,5% de la población activa y augura una reducción de tres décimas este año, para situarse en el 8,1%en 2008.

La creación de empleo, que creció un 4,1% el año pasado, se ralentizará este año (3,4%) y el siguiente (2,6%), según las perspectivas de la Organización. En cuanto a la remuneración real por trabajador, la OCDE prevé que, tras dos ejercicios consecutivos de caída del 0,4%, los sueldos se revaloricen un 1%, por debajo de la media de los países de la organización, que será del 1,4%.

Torres señaló que en España es imprescindible adoptar reformas en el mercado laboral para mantener el ritmo de creación de empleos. Aseguró que España carece de un sistema de acompañamiento de los desempleados adecuado, un terreno en el que dijo que "hay mucho por hacer".

Mal servicio público de empleo

"España no tiene el servicio público de empleo que se merece", aseguró el economista, que recomendó una intensificación de las entrevistas a los parados y la adopción de medidas obligatorias para los que no encuentren un puesto en seis meses. Explicó que estas medidas, adoptadas ya en otros países, influyen positivamente" y que en muchos casos los desempleados encuentran un trabajo antes del fin del periodo establecido.

Torres señaló que España sigue estando a la cabeza de la OCDE en cuanto a la temporalidad de su mercado laboral, aunque señaló que los progresos registrados tras la reforma laboral de 2006 están empezando a dar sus frutos. "Todavía es pronto para hacer un balance, no ha surtido todos sus efectos. Hay que seguir profundizando en la reforma del código laboral con el doble imperativo de la fluidez y la protección de los trabajadores", indicó.

Asimismo, el economista puso a España como ejemplo de la adaptación de la inmigración a las nuevas necesidades del mercado laboral impuestas por la globalización. "El inmigrante que viene a España lo hace para encontrar un nuevo trabajo y la tasa de empleo es más alta que entre los nacionales, un fenómeno único en la OCDE", aseguró. Sin embargo, si se produce una recesión, los inmigrantes serán los primeros clientes de las oficinas de empleo", aseguró el economista.

También recomendó que se diversifiquen las fuentes de financiación de la protección social, que actualmente recae en las cotizaciones sociales y en los salarios, lo cual, dijo, "tiene un coste de empleos". "Cabe pensar en la forma de disminuir la cotización social y aumentar otros impuestos más generales, como el de la renta o el IVA", señaló.