Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso rechaza reprobar a Solbes y pedir el cierre de la Oficina Económica

Todos los grupos parlamentarios, salvo el popular, votaron en contra de la moción del PP

El Congreso ha rechazado hoy una moción del PP en la que se instaba a reprobar al ministro de Economía, Pedro Solbes, por no haber defendido la independencia de la CNMV y en la que se pedía el cierre de la Oficina Económica y la destitución del vicepresidente del supervisor, Carlos Arenillas. Todos los grupos parlamentarios, salvo el popular, votaron en contra de la moción por considerarla electoralista y por entender que el PP sólo pretende desgastar al Gobierno en vez de buscar soluciones a la crisis por la que atraviesa la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Los diputados de los grupos minoritarios opinaron que el Ejecutivo tiene derecho a contar con una oficina que le asesore en asuntos económicos, aunque abogaron mayoritariamente porque se investigue lo sucedido y, en caso de ser necesario, se depuren responsabilidades.

Durante la defensa de la moción, el portavoz adjunto del PP en el Congreso, Vicente Martínez Pujalte, pidió la reprobación de Solbes por no haber defendido la independencia de la CNMV y exigió el cierre inmediato de la "siniestra" Oficina Económica, a la que acusó de presionar a organismos públicos para desestabilizar a empresas. "Se ha querido que la Oficina Económica fuera una oficina por la que se tenía que pasar para los negocios y eso es corrupción", afirmó Martínez Pujalte, cuyo grupo pidió también un informe sobre los "eventuales" incumplimientos de los principios éticos y de conducta hechos por los implicados en los casos "CNMV y Arenillas".

En su iniciativa, el PP también pedía la destitución de Arenillas por incumplimiento grave de sus obligaciones, así como la apertura de un expediente para depurar las incompatibilidades en las que pudiera haber incurrido y las responsabilidades administrativas que pudieran derivarse de su connivencia con la Oficina Económica. El diputado socialista Ricardo Torres acusó al PP de querer "tender una cortina de humo" para tapar la buena marcha de la economía española y dijo que sólo piden el cierre de la Oficina Económica porque su ex director, Miguel Sebastián, es el candidato del PSOE a la Alcaldía de Madrid.

Por el grupo Mixto, Francisco Rodríguez, rechazó participar en la lucha electoral del PP y recordó que la semana pasada, todos los grupos, salvo el socialista, pidieron que el presidente y los consejeros de la CNMV sean elegidos por una mayoría cualificada del Congreso, lo que sí servirá para devolver la credibilidad al supervisor.

Críticas al PP

El diputado de IU-ICV Joan Herrera criticó al PP por utilizar a la CNMV para desgastar al Gobierno y subrayó que la principal causa de su mal funcionamiento estriba en cómo se nombra a sus miembros. "Si no conociéramos sus intenciones, parecería que quieren llegar al fondo de la cuestión para recuperar prestigio CNMV", dijo el diputado del PNV Pedro Azpiazu, que acusó a los populares de magnificar la situación para "obtener réditos electorales" y señaló que con el rechazo de la moción no están protegiendo al Gobierno, al que pidió que aclare lo ocurrido en el organismo supervisor.

El diputado de ECR Joan Tardá dijo sentirse "avergonzado" por el poco rigor de la moción de los populares, a los que dedicó el dicho de "cree el ladrón que todos son de su condición" tras recordar que cuando gobernaban impidieron la unión entre Gas Natural e Iberdrola. Desde CiU, Jordi Vilajoana aseguró que quieren que se investigue lo sucedido en la CNMV, al tiempo que rechazó la moción popular por entender que no va en la línea con la que su grupo cree que hay que afrontar la crisis sufrida por el supervisor bursátil.

El 7 de mayo, el ex presidente de la CNMV Manuel Conthe aseguró tener "evidencia directa" de que, en enero de 2005, Arenillas recibió de la Oficina Económica la misma documentación que posteriormente registró la Cadena Ser en el supervisor para que investigara a Francisco González, actual presidente del BBVA, por presuntas irregularidades en la venta de FG Valores a Merrill Lynch.