Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La economía de EEUU crece al menor ritmo en cuatro años

El Producto Interior Bruto (PIB) aumentó un 1,3% en el primer trimestre de 2007, 1,2 puntos menos que en el cuarto trimestre de 2006

El Producto Interior Bruto (PIB) de EEUU aumentó un 1,3% en el primer trimestre de 2007, 1,2 puntos menos que en el cuarto trimestre de 2006 y al ritmo más lento en cuatro años, según informó hoy el Departamento de Comercio estadounidense. Esta ralentización es cinco décimas mayor a la prevista por los analistas, que esperaban una progresión del 1,8%, y se produce en un contexto de deterioro del mercado de la vivienda y, más en concreto, de descensos en las inversiones para la compra de residencias fijas.

El consumo personal y el gasto público son dos de los aspectos que más positivamente contribuyeron al crecimiento trimestral. No obstante, el déficit comercial siguió aumentando y se mantiene como una de las principales preocupaciones económicas del país.

Las exportaciones se redujeron un 1,2%, frente al fuerte incremento, del 10,6%, en el trimestre anterior. Este descenso es el primero desde el del 1,7% registrado en el segundo trimestre de 2003. Mientras, las importaciones aumentaron un 2,3%, lo que contrasta con el descenso del 2,6% del trimestre anterior.

La inversión privada se redujo un 6,5%, por debajo de la caída del 15,2% registrada en el cuarto trimestre. Esta partida acumula tres trimestres consecutivos de descensos y su rendimiento contrasta con la progresión de más del 20% alcanzada a mediados de 2004.

Ralentización

El crecimiento económico del trimestre fue el menor desde el 1,2% marcado en el primer trimestre de 2003 y contrasta con las progresiones superiores al 2% registradas en cada uno de los trimestres del año anterior. Pese a la ralentización, el presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, ha mostrado su confianza en que la economía del país no caerá en recesión, como sugirió recientemente su antecesor en el cargo, Alan Greenspan.

No obstante, la actual ralentización coincide con un aumento de la inflación, lo que supone un nuevo motivo de incertidumbre. El último dato de inflación subyante difundido por la Reserva Federal refleja un incremento de los precios del 2,2% en el primer trimestre, cuatro décimas más que en el anterior.