National Express refuerza su posición en España con la compra de Continental Auto

El grupo británico, que ya se hizo con Alsa en diciembre del 2005, pagará 659,3 millones de euros por la filial de ACS y copará el 15% mercado de transporte de carretera español

El grupo británico National Express ha anunciado hoy la adquisición de Continental Auto, propiedad de ACS, por 659,3 millones de euros en efectivo. Con la operación, que se suma a la compra de Alsa en diciembre de 2005, National se convierte en el primer grupo de transporte de viajeros por carretera en España por delante del grupo Avanza. Para ACS, la venta generará unas plusvalías antes de impuestos de 510,5 millones de euros, según ha informado hoy la constructora a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El consejero delegado de National Express, Richard Bowker, ha asegurado que con la compra de Alsa -en diciembre de 2005 por 670 millones de euros- y la adquisición de Continental Auto el grupo británico consolida su liderazgo en el "fragmentado mercado del transporte por carretera" español con el 15% de couta de meracado.

La segunda compañía en transporte por carretera en España es el grupo Avanza, propietaria de Auto Res y La Sepulvedana, que cuenta con el 7% del mercado y es propiedad del fondo Doughty Hanson, también de origen británico y que también compitió por Continental.

La operación, pendiente de autorización de las autoridades de competencia, proporcionará al grupo que preside Florentino Pérez unas plusvalías antes de impuestos de 510,5 millones de euros. No obstante, en ella no se incluyen ni Continental Rail, el negocio de transporte ferroviario con el que ACS ya compite con Renfe, ni los intercambiadores de transporte.

Se trata de la segunda desinversión, tras Urbis Inmobiliaria, que ACS acomete después de que entrara en el sector eléctrico, convirtiéndose en primer socio de Unión Fenosa en 2005 y de Iberdrola en 2006. Estas operaciones supusieron para la empresa una inversión cercana a los 5.000 millones de euros sólo en 2006.

Compañías independientes y más empleo

Como parte de la transacción, en la que el grupo británico ha sido asesorado por Merrill Lynch, National Express asumirá la deuda neta existente de Continental Auto, que ascendía a 20,7 millones de euros a 31 de diciembre del 2006.

National Express prevé mantener como sociedades independientes a Alsa y a Continental Auto dada la "fuerza" de ambas marcas y la "complementariedad" geográfica de sus ruta.

Bowker descartó cualquier ajuste de empleo para la plantilla de 5.400 empleados que suman la dos empresas de autobuses. Al contrario, auguró que la previsión de crecimiento tanto de la empresa como del propio mercado redundará en generación de empleo en ambas.

Nuevas regiones para National

Bowker ha añadido que la operación "encaja perfectamente" en su estrategia y que Continental Auto "es un activo de calidad". Según National Express, España es uno de los mayores mercados de transporte público de Europa, con unas buenas perspectivas de crecimiento gracias a la inversión en infraestructuras, "estimuladas por iniciativas políticas que fomentan ese tipo de transporte".

En concreto, National Express con esta operación crea un negocio en España que contará con una flota de unos 2.100 vehículos, 47 estaciones, unos 5.400 trabajadores y unas 150 concesiones de transporte con las que transportará 142 millones de pasajeros al año.

Continental aporta una flota de unos 840 vehículos, 16 estaciones y una plantilla de 2.350 empleados. La compañía opera actualmente en once regiones 29 capitales de provincia y 2.600 municipios. Cerró 2006 con ingresos por 196,5 millones de euros y un beneficio antes de impuestos de 27,3 millones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS