Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores de Delphi mantendrán un retén en la puerta de la fábrica

Los empleados del turno de fin de semana harán guardia el sábado y el domingo en señal de protesta por el cierre anunciado de la fábrica

Los trabajadores de Delphi en Cádiz han decidido no quedarse de brazos cruzados ante la decisión de la compañía de cerrar la planta de Puerto Real y dejar en la calle a los 1.600 empleados que en ella trabajan. En la línea de las medidas establecidas ayer por el comité de empresa, que elaboró una serie de turnos con el objetivo de no dejar la fábrica sola en ningún momento, los empleados de fin de semana mantendrán un retén en la puerta de la factoría el sábado y el domingo. Los trabajadores de este turno no pueden acudir a su puesto de trabajo, ya que desde hace una semana no hay producción en la planta en fin de semana. Anoche, los trabajadores pasaron la primera velada en la factoría.

El presidente del comité de empresa de Delphi-Puerto Real, Antonio Pina, ha explicado esta tarde que éste será el segundo fin de semana sin producción en la fábrica gaditana, una medida de presión tomada con anterioridad al anuncio de cierre de la planta y que vino motivada por la confirmación de que la empresa Ford dejaría de pedir a la factoría portorrealeña los componentes de rodamientos que ésta fabrica.

Así, aunque este fin de semana no habrá producción en la planta, los trabajadores permanecerán el sábado y el domingo "a las puertas de la factoría para vigilar nuestras instalaciones", dijo Pina.

Caldera: Ningún trabajador quedará abandonado a su suerte

Por su parte, el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, aseguró que "ninguno de los trabajadores quedará abandonado a su suerte", ya que el gobierno está estudiando diversas medidas para garantizar el empleo.

"Aunque la autoridad competente es la Junta de Andalucía -señaló el ministro- , el Gobierno de la nación ha dispuesto un grupo de trabajo encabezado por el secretario general de Empleo y el secretario de Estado de Industria para analizar a fondo la situación ystudiar las medidas a poner en marcha".

Por otro lado, el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Joan Clos, exigió hoy a la empresa Delphi que explique "en detalle" sus planes y proyectos sobre el cierre de la planta de Puerto Real (Cádiz) con el fin de encontrar una solución que permita "minimizar los daños" de esta medida.

Manifestación de mujeres

Esta mañana, más de un centenar mujeres, la mayoría familiares de los trabajadores de la planta portorrealeña, han protagonizado una manifestación contra el cierre de la factoría anunciado ayer por la empresa, a la que se han sumado los empleados de la cercana planta de Airbus.

Pina reconoció haberse sentido "muy emocionado" ante las muestras de solidaridad recibidas y pidió a la ciudadanía de la Bahía de Cádiz que se unan a ellos el próximo día 1 de marzo en la manifestación convocada por los trabajadores que discurrirá por la avenida principal de la capital gaditana.

El comité de empresa elaboró ayer una serie de turnos con el objetivo de no dejar la fábrica sola en ningún momento, ante el temor de que si la vacían por la noche, la compañía podría prohibirles la entrada.

Cierre por las perdidas

La compañía anunció ayer el cese de actividad tras comprobar, según el escrito que remitió a la plantilla, que la factoría ha incurrido "en pérdidas significativas durante los últimos cinco años de hasta 150 millones, sufre unos altos costes operacionales y no es capaz de atraer nuevas oportunidades de negocio competitivas". La empresa se comprometió el pasado año a mantener la plantilla hasta 2010 a cambio de subvenciones.

La medida afectará a las tres divisiones de la planta de la Bahía de Cádiz: direcciones, suspensiones y rodamientos. Sus productos han sido calificados por la compañía como "no esenciales", por lo que Delphi ha decidido retirar el apoyo financiero que hasta ahora prestaba a la planta para amortiguar sus pérdidas.

Las sedes de Delphi en España

La multinacional de automoción, con sede en Troy (Michigan, EE UU), cuenta en España con otras seis factorías en Pamplona, Tarazona, Belchite y Sil (Zaragoza), y Sant Cugat del Vallès y Sant Vicent dels Horts (Barcelona), además de una oficina comercial en Madrid. Todas las plantas, incluidas las de Puerto Real, suman unos 4.000 trabajadores.

La multinacional se instaló en la Bahía de Cádiz en 1981. En los últimos años la empresa había advertido en repetidas ocasiones de las dificultades por las que atravesaba. De hecho, la matriz estadounidense se encuentra en proceso de suspensión de pagos. Sin embargo, la filial española se comprometió el año pasado a mantener la actividad en Puerto Real hasta 2010, un plan que la Junta de Andalucía iba a respaldar con nuevas subvenciones.

Con el anuncio del cierre, Delphi rompe este compromiso. La Junta ya ha advertido a la empresa de que emprenderá "todas aquellas medidas legales, administrativas y de cualquier índole" para salvar los puestos de trabajo. Además de los 1.600 trabajadores de Delphi, el cierre de la planta afectaría a otros 1.300 empleados de la industria auxiliar que dependen, indirectamente, de la actividad de la empresa.