Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Repsol se desploma en Bolsa tras la compra del 9,23% de la petrolera por parte de Sacyr

Mediante la operación, amistosa, Sacyr entrará en el Consejo de Administración de Repsol.- Repsol cierra la jornada bursátil con pérdidas del 6%, mientras la constructora pierde un 1,07%

La constructora española Sacyr Vallehermoso, presidida por Luis de Rivero, anunció ayer la adquisición del 9,23% de la hispano-argentina Repsol YPF a un precio de 25,32 euros por acción. La operación, pactada entre ambas compañías y que asciende a 2.855,6 millones de euros, coloca a Sacyr como el segundo accionista de la petrolera y le permitirá entrar en su consejo de Administración. Los títulos de Repsol, que ayer lideraron las ganancias del Ibex, cerraron la sesión con un descenso del 6,03% a 25,7 euros.

La nueva participación de la compañía de Rivero "es de carácter estable y se enmarca en la estrategia de diversificación y crecimiento del Grupo", según puede leerse en el comunicado remitido por Sacyr a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

"Repsol YPF", continúa la nota, "es una oportunidad única para entrar en el mercado de la energía", a juicio de la constructora, que ha seguido los pasos de sus rivales Acciona y ACS a la hora de introducirse en el mapa energético de nuestro país. Sacyr Vallehermoso también ha solicitado a la petrolera hispano-argentina la incorporación activa al consejo de Administración de la compañía.

La petrolera, por su parte, ha emitido un comunicado en el que "valora positivamente la confianza depositada por Sacyr Vallehermoso en su proyecto industrial y su incorporación al accionariado con una posición estable y relevante."

Blindaje frente a OPA

Desde que hace unos meses dejara de estar en vigor la Acción de Oro que el Ejecutivo español mantenía sobre Repsol -y que suponía un blindaje frente a posibles ofertas hostiles extranjeras-, la compañía ha estado en el ojo del huracán y ha protagonizado diversos rumores sobre posibles OPAs. La opinión de los analistas, entonces, era que la compañía que preside Antonio Brufau tenía dos opciones: opar o ser opada.

Sin embargo, parece que la petrolera ha conseguido encontrar una solución intermedia, al menos de momento. Si sumamos la participación de Sacyr -casi un 10%- en su accionariado, y el 16% de Repsol YPF con que ya contaba La Caixa -su principal accionista-, el blindaje temporal está más que asegurado. La operación ha sido amistosa y ha contado con el visto bueno de Ricardo Fornesa, el presidente de la citada caja catalana.

Los títulos de Repsol YPF cerraron ayer a 27,35 euros, lo que supone un 4,6% más que la cotización del pasado viernes, tras un día de insistentes rumores sobre la citada operación. Tras la misma, la constructora se convierte en uno de los accionistas de referencia de la petrolera hispano-argentina, que ya está participada por "la Caixa" (14,12%), Chase Nominees (10,08%), Caixa Holding (9,10%), State Street Bank (6,57%) y Repinves (6,10%).

La fuerza de las constructoras

Después de que en las últimas semanas tanto Acciona como ACS se hicieran con paquetes de las principales empresas del mapa eléctrico español, todos los ojos apuntaban a la constructora que preside Luis de Rivero como la favorita para convertirse en la protagonista de una próxima operación corporativa. Y así ha sido.

La quinta empresa del sector de la construcción en nuestro país no podía quedarse a la zaga de sus principales competidoras. Y así lo preveían los mercados, que han hecho que los títulos de la compañía se hayan revalorizado en sólo un mes en torno al 38%. Tampoco hay que olvidar el anuncio de la Mutua Madrileña, hace tan solo dos semanas, de la compra del 5% de Sacyr.