Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los miembros de la UE alcanzan un acuerdo para la liberalización de los servicios

La medida ha generado rechazo en países como Francia, Alemania o Bélgica

Los ministros de Competitividad de la Unión Europea han alcanzado un acuerdo político esta tarde sobre la directiva de liberalización de los servicios sin ningún voto en contra y con la abstención de Lituania. El texto definitivo mantiene las grandes líneas del compromiso alcanzado por la Eurocámara el pasado 16 de noviembre, suavizando los aspectos más polémicos de la propuesta inicial de la Comisión, que provocó el rechazo de países como Francia, Alemania o Bélgica.

Finalmente, también los países de la ampliación, que reclamaban una mayor liberalización de los servicios, han acabado aceptando el último compromiso de la presidencia austriaca, que obliga a los Estados miembros a transmitir a la Comisión todos los requisitos y obstáculos a la libre prestación de servicios que existan en su legislación.

El Ejecutivo comunitario elaborará cada año un análisis y orientaciones para los países. Asimismo, se ha aprobado que el plazo para adaptar esta directiva a las legislaciones nacionales de los Veinticinco sea de 3 años y no de 2 como estaba inicialmente previsto.

Buena noticia para España

El ministro de Economía austríaco, Martin Bartenstein, se ha felicitado por haber logrado mantener a todos los países "a bordo" de este proyecto y por haber evitado una fractura de la UE entre viejos y nuevos miembros. En opinión de Bartenstein, el acuerdo logrado hoy sobre la directiva de servicios envía a los ciudadanos europeos un mensaje claro de que la Unión "no está paralizada" y que los 25 son capaces de tomar decisiones para impulsar el crecimiento y el empleo.

Desde España, el secretario de Estado para la Unión Europea, Alberto Navarro, consideró que el acuerdo es satisfactorio para nuestro país, en el que más del 70% del PIB proviene del sector servicios. Por su parte, el comisario europeo de Mercado Interior, Charlie McCreevy, ha subrayado que habrá una directiva de servicios "en breve" y ha asegurado que esta nueva norma tendrá un efecto significativo en el impulso de la economía europea.