Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El salario de las mujeres europeas es un 15% menor que el de los hombres

Un estudio de la Comisión Europea advierte a los estados del peligro que suponen los escasos avances en materia de igualdad de género

La Comisión Europea ha hecho público un informe en el que alerta a los estados miembros de los escasos avances en materia de igualdad de género. Según el estudio, en el territorio de la UE, las mujeres siguen teniendo salarios un 15% inferiores al de los hombres y serias dificultades para conciliar la vida familiar y profesional. Las razones esgrimidas en el informe pasan por el hecho de que las féminas ocupan profesiones peor remuneradas y no han logrado desterrarse del todo los estereotipos.

Las mujeres trabajadoras se concentran en un número limitado de sectores productivos, como la educación, la salud o la administración pública, suelen tener empleos a tiempo parcial y ganan menos. Además, son pocas las que tienen puestos de responsabilidad. El dato positivo, según la Comisión, es que el 75% de los nuevos empleos creados en la Unión Europea durante los últimos cinco años los ocupan mujeres.

En el informe, que será entregado a los Jefes de Estado y de Gobierno de los Veinticinco en la próxima cumbre de primavera (23 y 24 de marzo), se alerta a los estados miembros de que no están haciendo lo suficiente. De hecho, es intención del comisario responsable del área, Vladimir Spidla, presentar una especie de "manual de instrucciones" con recomendaciones concretas para avanzar hacia la igualdad entre hombres y mujeres. En el mismo se plantearán seis áreas prioritarias con otras tantas acciones clave que deberán poner en práctica los países. "Es inaceptable que la mitad de la población esté discriminada con respecto a la otra mitad", se lamenta Spidla.

A pesar de que la evolución es obvia en lo que se refiere a materia de género en relación a épocas anteriores, las diferencias entre hombres y mujeres en materia de empleo aún sufren de notables desequilibrios salariales.

Otro de los datos del estudio, presentado hoy en Bruselas, es que el 32% de las mujeres que trabajan lo hacen a tiempo parcial, mientras el porcentaje se reduce al 7,4% en el caso de los hombres. Por otra parte, en los consejos de administración de las empresas, tan sólo el 10% de los miembros son mujeres, un porcentaje que se reduce al 3% si hablamos de directoras generales de las compañías.

Diferencias entre países

Sin embargo, no en todos los países la diferencia es la misma. La distancia entre hombres y mujeres en materia de empleo oscila considerablemente en función del lugar de residencia, desde menos de 10 puntos porcentuales en Suecia, Finlandia, Dinamarca o los países bálticos, a los más de 20 puntos en Chipre, Luxemburgo, Italia, Grecia, Malta o España.

En el caso de las tasas de desempleo, si se comparan las cifras de 2004 con las de 1999, los avances mayores para reducir la distancia entre hombres y mujeres se produjeron en Grecia, Italia y España, así como en Chipre, Alemania, Polonia, Francia, República checa y Bélgica.

En política, las mujeres ocupaban en 2005 el 23% de los asientos parlamentarios, proporción que aumenta un tercio en Suecia, Dinamarca, Países Bajos, Finlandia, Bélgica y España, pero es un 15% menor en Grecia, Irlanda, Eslovenia, Italia, Hungría y Malta.

Madres cada vez más tarde

En cuanto a la edad a la que las mujeres europeas tienen su primer hijo, el informe revela que va de los 24,5 años de media en el caso de los países bálticos hasta los 29 años en el de las alemanas, holandesas, británicas y españolas. La ausencia de una verdadera política de conciliación de la vida familiar y profesional no sólo perjudica la posición de las mujeres en el mercado de trabajo, sino que contribuye, igualmente, a reducir su tasa de fertilidad, algo que influye en la economía europea, según el estudio.

La Comisión Europea quiere que los Estados miembros hagan sus deberes en el capítulo de la conciliación poniendo, por ejemplo, a disposición de las mujeres trabajadoras guarderías o centros de atención a los niños de mejor calidad o desarrollando políticas más propicias a favorecer la igualdad entre los sexos. Asimismo, la Comisión Europea sugiere a los países de la UE a través de este informe, que hagan uso de los fondos estructurales para resolver los problemas ligados a la desigualdad de género.