Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno francés anuncia la privatización inminente de EDF

Responde a las críticas por la venta de la empresa

El primer ministro francés, Dominique de Villepin, ha anunciado hoy que la privatización parcial de Electricité de France (EDF) se pondrá en marcha "en los próximos días" y en respuesta a las críticas por la venta de la empresa garantizó que el Estado conservará "al menos el 85% del capital".

Villepin, que firmó un contrato con las obligaciones de servicio público de EDF con su presidente, Pierre Gadonneix, ha recordado que la legislación obliga al Estado a mantener al menos el 70% de la compañía eléctrica, pero que su Gobierno ha decidido que el porcentaje sea mayor. "En un sector en el que la visión a largo plazo es esencial, quiero que el Estado pueda guiar las decisiones" bajo el criterio del "interés general", de forma que "la apertura del capital de EDF se hará en interés de Francia, de la empresa y de sus asalariados", ha argumentado.

Fuerte inversión

El primer ministro no ha detallado el calendario de la apertura del capital, algo que hará en las próximas horas el ministro de Economía y Finanzas, Thierry Breton. No obstante, ha insistido en que "todo el aumento de capital afectará

estricta e integralmente al desarrollo de la empresa y a sus inversiones". En ese sentido Gadonneix ha confirmado que su empresa se compromete a invertir en los próximos cinco años 40.000 millones de euros, la mitad de ellos en Francia, lo que permitirá instalar plantas con una potencia de más de 5.000 megavatios.

Villepin ha considerado que "el aumento del capital será un buen ejemplo de accionariado popular en Francia", y ha indicado que los trabajadores tendrán reservadas en condiciones preferenciales un 15% de las acciones que se van a poner en venta, para tratar de asociarlos más estrechamente al éxito de su empresa. En el contrato sobre las obligaciones de servicio público, EDF

queda sujeta en la fijación de sus tarifas, que no subirán más que

la inflación durante la vigencia del plan de inversiones de los

próximos cinco años. Además, la compañía eléctrica no podrá cortar la corriente en invierno a las personas sin medios económicos aunque no puedan pagar sus facturas, y los precios serán iguales en todos los puntos del territorio francés.

Críticas de la oposición

La privatización de EDF ha recibido las críticas de los partidos de oposición, y el primer secretario del Partido Socialista, Francois Hollande, aseguró que si la izquierda vuelve al poder tras las elecciones de 2007, se renacionalizará la empresa al 100%. La secretaria nacional del Partido Comunista Francés (PCF), Marie-George Buffet, lanzó un llamamiento "al conjunto de las fuerzas de la izquierda para que se opongan a la privatización de EDF".

En el plano sindical, las principales centrales representadas en EDF se oponen a la apertura del capital, y en particular la más fuerte de todas ellas, la Confederación General del Trabajo (CGT), que mañana presentará 100.000 firmas contra la operación.