Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos creen que la Fed subirá los tipos hasta el 3,5%

Se prevé que el endurecimiento monetario continúe

Las quinielas que preceden a cada reunión de la Reserva Federal (Fed) vaticinan, por aplastante mayoría, una nueva subida mañana, martes, de los tipos de interés a corto plazo, que quedarían situados en el 3,5%.

Además, los contratos de futuros de enero de los "Fed Funds" -la tasa de referencia de la Fed- prevén que el endurecimiento monetario continúe, al situar el precio del dinero en el 4%.

Los futuros consideran, además, que existe un 58% de posibilidades de que el banco central que capitanea Alan Greenspan aumente los tipos durante los próximos meses hasta situarlos en el 4,25%.

El banco de inversión Bear Stearns y la agencia de calificación Standard & Poor's respaldan las predicciones de los mercados e indican que la Fed alcanzará ese nivel a finales de año, al optar por incrementos de un cuarto de punto en cada una de las cuatro reuniones pendientes.

Buena marcha de la economía

La fortaleza de la economía estadounidense -que creció a un ritmo del 3,4% en el segundo trimestre- y el consiguiente temor a un repunte inflacionario han llevado a Greenspan a aumentar los tipos desde el 1% de junio de 2004 hasta el 3,25 actual.

Peter Morici, profesor de Economía en la Universidad de Maryland, ha destacado que los datos de empleo publicados el viernes pasado confirman la buena marcha de la principal economía mundial.

Según las cifras del Departamento de Trabajo, EE UU creó 207.000 nuevos puestos de trabajo en julio, por encima de los previsiones, y mantuvo la tasa de paro sin cambios en el 5%.

Pese a esos datos, los expertos consideran que la presión inflacionaria sigue siendo benigna, aunque apuntan que las cifras no son lo suficientemente favorables como para que la Reserva Federal baje la guardia.

"Cuando empiezas a ver signos claros de inflación ya es demasiado tarde para actuar", dijo Frank Nothaft, economista jefe de Freddie Mac, una de las mayores firmas hipotecarias de EE UU, quien ve con buenos ojos las subidas graduales de los tipos.

El petróleo la gran amenaza

Por lo demás, la mayoría de los expertos consideran que la principal amenaza a la que se enfrenta en la actualidad la economía estadounidense son los elevados precios del petróleo.

En ese sentido, Anthony Chan, economista de JP Morgan, declaró que un crudo más caro se traducirá en menores tasas de crecimiento.

Chan prevé que el Producto Interior Bruto (PIB) estadounidense aumente un 3,6% este año y que se ralentice progresivamente para quedar situado en el 3,25% para finales de 2006.

Pese a las preocupaciones de los analistas, la Fed aseguró en un informe publicado a finales de julio, conocido como "Libro Beige" y en el que analiza la situación de las distintas regiones del país, que por el momento EE UU ha logrado absorber el golpe de los elevados precios energéticos.

Otro factor preocupante con el que le tocará bregar a la Fed son los tipos de interés a largo plazo que han desafiado las tendencias históricas y no han subido al mismo ritmo que las tasas a corto.

Los bajos niveles de los tipos a 10 años, que rondan el 4,3% dificultan el objetivo de Greenspan de mantener la inflación a raya, al haber desatado una irrefrenable furia compradora en el mercado inmobiliario y alentar el consumo entre los ya consumistas estadounidenses.

Según los últimos datos, la deuda de los ciudadanos de EE UU alcanza ya 10 billones de dólares y la tasa de ahorro es cero. Con este panorama, los analistas recomiendan examinar con lupa el críptico comunicado que la Fed emite al final de la reunión.