Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vivienda destituye al subdirector general de Arquitectura por presuntas incompatibilidades

Trabajó para empresas privadas durante los gobiernos del PP

El Ministerio de Vivienda ha destituido a Gerardo Mingo Pinacho, subdirector general de Arquitectura, por la existencia de indicios consistentes de que ha incumplido la ley de incompatibilidades. Mingo Pinacho era un alto funcionario heredado de gobiernos anteriores que trabajó para varias empresas privadas durante los años que Aznar estuvo en Moncloa.

Según los datos del registro mercantil consultados por la Cadena SER, Mingo Pinacho ha ocupado durante los últimos años cargos de responsabilidad en dos empresas privadas. Concretamente, ha sido presidente y consejero de Iberpint y consejero delegado de la constructora Martínez Campos.

Mingo Pinacho ocupó estos cargos sin haber pedido la autorización correspondiente del Ministerio de Administraciones Públicas. Este alto funcionario fue nombrado subdirector de Arquitectura del Ministerio de Fomento en 1994 en el último gobierno socialista y se mantuvo en el cargo durante las dos legislaturas del PP.

Despacho privado

Además, según ha sabido la SER, durante los últimos 8 años, este alto funcionario mantuvo su despacho privado de arquitecto y realizó trabajos para una empresa que recibió contratos de obras del mismo departamento en el que él era subdirector.

Mingo Pinacho aparece como arquitecto de varios proyectos de la empresa PECSA en Madrid. Esta constructora recibió en noviembre de 2003 la adjudicacion de unas obras de emergencia en el Convento de las Trinitarias de Toledo por valor de 90 millones de pesetas. El contrato estaba firmado por Fernando Nasarre, director general de Vivienda y Arquitectura del Ministerio de Álvarez Cascos; es decir, el superior directo de Mingo Pinacho.

Ejemplo de 'buen gobierno'

La Cadena SER ha intentado ponerse en contacto con el destituido aunque en principio se nos ha dicho que no está localizable hasta el lunes.

Este cese se produce sólo quince días despues de que el Gobierno de Rodriguez Zapatero haya presentado el Código de 'buen gobierno' que endurece el régimen de incompatibilidades.