Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hógares y empresas presentan la mayor necesidad de financiación en 25 años

Caixa Catalunya pone en duda la sostenibilidad futura del modelo de crecimiento económico de los últimos años

Los hogares y las empresas españolas presentan la mayor demanda de financiación de los últimos 25 años, según señala Caixa Catalunya en su último Informe de Otoño, en el que advierte de que el modelo de crecimiento económico de los últimos años se ha sustentado en desequilibrios exteriores e interiores que ponen en duda su sostenibilidad futura.

Para Caixa Catalunya, el motivo de alerta deriva de la estructura del déficit. En 2003, explica la entidad financiera, España registró una necesidad de financiación exterior equivalente al 2% del PIB; y en el período 1999-2003, la economía española tuvo un déficit de financiación medio del 2,5%, "lo que supone un fuerte empeoramiento con relación al saldo exterior del período 1995-1998".

El estudio destaca que en los últimos diez años se ha modificado sensiblemente la composición de esa necesidad de financiación, con un comportamiento muy divergente de los sectores público y privado de la economía, siendo este último el que ha tenido empeorado su comportamiento.

Así, entre 1995 y 2003, el sector privado ha pasado de una capacidad de financiación del 7,7% del PIB a un déficit del 2,3%, el más elevado de las últimas décadas y de los últimos años. Según Caixa Catalunya, ello es resultado, en buena parte, de la reducción de la capacidad de financiación de los hogares en más de 5 puntos en ese período, hasta situarse en un valor históricamente mínimo del 0,3% del PIB.

Además, también es consecuencia, añade la entidad, de la creciente necesidad de financiación del sector empresarial, que en 2003 se situó en el 2,6% del PIB a causa del déficit creciente de las empresas no financieras, equivalente al 4,1% del PIB, el más elevado de los últimos años.

Privado versus público

Desde 1981, el sector privado siempre ha contribuido positivamente a la financiación de la economía, salvo en el año 1989, que registró una necesidad de financiación del 0,1% del PIB, y en los últimos cuatro años, con déficits del 1,6% en 2000, del 1,9% en 2001, del 1,5% en 2002 y del 2,3% en 2003.

Sin embargo, en el sector público la evolución ha sido diferente, ya que desde 1981 siempre ha registrado año tras año necesidad de financiación, pero en 2003 la situación ha cambiado y este sector ha contribuido positivamente a la financiación de la economía, con un superávit del 0,3% del PIB y un incremento de siete puntos con relación a 1995, como resultado de las condiciones impuestas por el Tratado de Maastricht.