Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajadores de Izar-San Fernando cortan durante una hora la carretera N-IV

Las movilizaciones contra la privatización interrumpieron el tráfico hasta poco antes de las diez de la mañana

Trabajadores de la factoría Izar-San Fernando, casi un millar según el comité de empresa, cortaron durante algo más de una hora la carretera N-IV a su paso por el municipio gaditano para manifestar su rechazo a los planes del Gobierno con respecto a los astilleros públicos.

Tras la celebración de una asamblea que comenzó a las ocho de la mañana, los trabajadores salieron hasta la N-IV a la altura del Puente Zuazo, carretera que mantuvieron cortada hasta poco antes de las diez de la mañana "como primer toque de atención para decir que no estamos dormidos" y para mostrar el "rechazo a la concentración de centros en la Bahía de Cádiz", según el presidente del comité de empresa, Francisco Lucas.

Añadió que el malestar entre los trabajadores va en aumento y que rechazan la concentración de centros, la privatización, el cierre y la reducción de plantillas "porque creemos que existen medidas alternativas como el reparto de la carga de trabajo". Así, insistió en que están en contra de la privatización y de la concentración de centros, ya que "además nos sitúan a la factoría de San Fernando como la que tiene todos los tantos para un posible cierre".

Lucas explicó que los trabajadores de San Fernando -una de las tres factorías de Izar que existen en la bahía de Cádiz con una plantilla total de 1.300 trabajadores-, demandan la participación en el mercado militar y la construcción del Buque de Aprovisionamiento de Combate (BAC), "puesto que puede darnos un balón de oxígeno y sería clave para nuestra supervivencia". La plantilla de San Fernando está "esperando a ver qué plantea el Gobierno y si el PSOE cumple sus promesas" y esperan un "posicionamiento claro por parte de la Junta de Andalucía y de su presidente, Manuel Chaves".

La factoría gaditana consta de tres divisiones internas, la primera de Integración de Sistemas, con 420 trabajadores, cuya continuidad no está cuestionada hasta el momento, según el representante de los trabajadores. La división de Reparaciones, con unos 140 trabajadores fijos y unos 500 auxiliares, está a la espera de contratos; y la división Naval, con unos 720 trabajadores, tiene una carga de trabajo que se limita en estos momentos a la construcción de dos yates que se entregarán el próximo octubre y un ferry para las islas Feroes que se entregará en noviembre.

Encierro en La Naval a partir del lunes

La plantilla de La Naval de Sestao, punto neurálgico de la construcción civil de Izar, se encerrarán el próximo lunes en la sede del astillero con el objetivo de protestar por la "crítica situación" en la que se encuentran. En un comunicado, el comité de empresa justifica su determinación por la "grave decisión" adoptada por el Gobierno de "segregar la actividad civil de la militar" así como ante la ausencia de carga de trabajo.

El encierro se iniciará a las diez de la noche en el interior del astillero vizcaíno. El comité reclamó la "colaboración" y el "compromiso" de "instituciones, ayuntamientos, partidos políticos y ciudadanía" para "entre todos poder salvar La Naval de Sestao".

Más información