Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda apuesta por cambiar deducciones fiscales a la vivienda que favorecen a las rentas altas

Fernández Ordóñez dice que el crecimiento de este año será del orden del 2,8%, pero repuntará hasta el 3% en 2005

El secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha abogado por analizar el funcionamiento de las deducciones fiscales y, en concreto de las aplicadas a la compra de vivienda, porque, en su opinión, algunas de estas desgravaciones favorecen a contribuyentes con "mucha renta".

Antes de participar en un curso de verano de la Universidad Complutense de Madrid, Fernández Ordóñez ha indicado que, dentro de la reforma fiscal que el Gobierno empezará a estudiar el próximo año, deberá examinarse el funcionamiento de las deducciones, con el fin de mejorar la equidad horizontal para que los ciudadanos con el mismo nivel de renta sean tratados con la misma fiscalidad.

"Creo que hay que estudiar qué tipos de desgravaciones afectan a quien, y hay que cuidar mucho de que la reforma fiscal no afecte a las personas que tienen menos renta", ha subrayado Fernández Ordóñez, quien ha reiterado que es "impensable" que el PSOE vaya a perjudicar con su reforma a las rentas más bajas. "Eso nadie se lo creería", ha enfatizado.

En este sentido, ha afirmado que la intención de Hacienda es plantear una reforma de impuestos que mejore tanto la equidad horizontal como vertical, que sea "más neutral" en lo económico, "menos intervencionista y dirigista" y "más simple". En opinión de Fernández Ordóñez, es en este contexto donde se debe plantear la posibilidad de extender la paga de 100 euros a las madres que no trabajan fuera del hogar.

Prioridades de los presupuestos

Por otro lado, se refirió a las partidas prioritarias en los Presupuestos de 2005, entre las que destacó las becas, la I+D, la seguridad ciudadana y la justicia, aunque ha eludido pronunciarse sobre el aumento concreto de dichas partidas.

En cuanto al crecimiento económico para el próximo año, ha afirmado que la previsión del 3% es "razonable" y algo más prudente que las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la OCDE, que prevén un crecimiento para España del 3,3%.

Para este año, dijo que el crecimiento puede estar "algo por debajo" del 3%, en el 2,8%, por lo que afirmó que es de esperar que para el próximo año la economía española pueda crecer "algo más", una vez que los datos económicos que provienen Europa son "bastante buenos".