Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI alerta sobre el alto nivel del déficit en Estados Unidos

El Fondo Monetario Internacional recomienda a la Casa Blanca que tome medidas para reconducir la situación, sin descartar una subida de impuestos

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha pedido a Estados Unidos disciplina presupuestaria ante la llegada a la edad de jubilación de la generación del baby-boom, en un momento en el que el país va a registrar un déficit récord este año y en 2004.

En el informe publicado hoy por la organización internacional, se afirma que el deterioro de la posición presupuestaria, principalmente a causa de las recientes bajadas de impuestos, hará cada vez más difícil afrontar el envejecimiento de dicha generación, y acabará por apropiarse de las inversiones y erosionar el crecimiento de la productividad, subraya el Fondo.

Las últimas previsiones del Gobierno estadounidense apuntan que el déficit alcanzará los 455.000 millones de dólares (399.290 millones de euros) para el año fiscal 2003 y 475.000 millones de dólares (416.842 millones de euros) en 2004.

El FMI prevé sin embargo que se produzca una recuperación del crecimiento con un alza del Producto Interior Bruto del 2,25 por ciento en 2003 y del 3,5 por ciento en 2004, lo que representa un ligero ajuste en las anteriores previsiones (2,2 y 3,6 por ciento), tras crecer un 2,4 por ciento en 2002.

El FMI considera que las perspectivas de crecimiento a largo plazo para la economía estadounidense continúan siendo "fuertes" si bien subrayó que "si la economía quiere avanzar a pleno rendimiento, deben tomarse acciones decisivas en los próximos años para reestablecer una posición presupuestaria fuerte".

La institución multilateral pidió así a Estados Unidos "establecer un marco presupuestario creíble con el objetivo de alcanzar el equilibrio en los próximos diez años".

Todo apunta a que el déficit se irá reduciendo en los próximos años y las proyecciones prevén una mejora sustancial de los ingresos por impuestos y un mayor control del gasto "que forzarán un fuerte viraje" frente a la actual situación.

Uso abusivo de los recortes de impuestos

El FMI se inquietó además por el "uso abusivo" de la bajada de impuestos provisionales y la omisión de determinados "costes importantes" en las últimas proyecciones presupuestarias.

El presidente estadounidense, George W. Bush, logró el respaldo de las cámaras a un plan de bajada de impuestos de 350.000 millones de dólares (307.172 millones de euros) pero muchos consideran que el coste podría ser dos veces más elevado si los recortes son prolongados y podría contribuir a reducir el presupuesto.

El Fondo pide a Estados Unidos "examinar con cuidado" las prioridades en las bajadas de impuestos. Algunos de los administradores apuntan a un impuesto sobre la energía.

Con la proximidad de la llegada a la edad de jubilación de la generación del baby-boom, el Fondo señala que se deberán tomar medidas rápidas para reforzar la posición financiera de los programas sociales de jubilación tales como la Seguridad Social y Medicare, el servicio estadounidense de salud.