Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete países europeos compran 180 aviones de combate Airbus para el transporte de tropas

Sevilla contará con una planta de ensamblaje del Airbus 400M y con un centro de prácticas para pilotos

Europa ha dado hoy un paso importante hacía la construcción de una Defensa común. Siete países europeos (Alemania, Francia, España, Reino Unido, Turquía, Bélgica y Luxembugo) han rubricado hoy en Bonn la compra de 180 aviones de transporte militar del tipo Airbus 400M al gigante de la aeronáutica EADS, que controla el 80% de Airbus (compañía que fabricará el aparato). La operación es especialmente beneficiosa para España, ya que Sevilla ha sido la ciudad elegida para albergar la única planta de ensamblaje así como un centro de formación, simulación y prácticas de los pilotos.

El contrato por valor de 20.000 millones de euros, que entrará en vigor el próximo 31 demayo tras años de debates, creará una nueva generación de aviones de transporte militar para las fuerzas aéreas en Europa. La firma del contrato, a cuyo acto ha asistido hoy el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, supone el lanzamiento industrial de este programa emblemático de la defensa europea y va a ser posible gracias a la luz verde dada recientemente por la cámara de diputados de Alemania (Bundestag) a la compra de 60 aparatos A400M.

Airbus Military, la división militar del consorcio aeronáutico europeo Airbus, diseñará y construirá los aviones A400M para Alemania (60 unidades), Francia (50), España (27), Reino Unido (25), Turquía (10), Bélgica (7) y Luxemburgo (1), países representados en la agencia europea de intendencia OCCAR, según un comunicado de European Aeronautic Defence and Space Company (EADS).

Sevilla será el punto de referencia

Además, en lo referente a España, el contrato firmado hoy obliga a que las obras de construcción de la planta de ensamblaje de Sevilla y las instalaciones complementarias comiencen en diciembre de 2003, con el objetivo de que estén finalizadas en noviembre de 2006, cuando la planta será inaugurada y comenzará a recibir las piezas que deben ser ensambladas procedentes de Hamburgo y de Toulouse, fundamentalmente, para que en enero de 2007 la actividad de ensamblaje comience en la planta de Sevilla.

La operación consumada hoy pretende terminar con la dependencia que Europa sigue teniendo de Estados Unidos para transportar tropas y equipamiento a distintos puntos de conflicto en el mundo. La carencia europea de transporte militar fue muy clara en Kosovo en 1999 y en la guerra de Afganistán, cuando la mayor parte de las naciones europeas tuvieron que depender de EE UU para desplazar sus tropas.

No obstante, las primeras unidades de esta nave militar no serán entregadas hasta 2009, lo que supone un paréntesis bastante largo que la defensa europea deberá cubrir con otros aparatos, según fuentes del sector. La construcción inicial de estos 180 aviones creará 40.000 empleos en los sectores de fabricación y distribución a los largo de 20 años.