Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS ECONÓMICA

El Gobierno de Uruguay sugiere que el cierre de los bancos se alargará si el FMI no aprueba sus ayudas

El Congreso debe aprobar esta tarde una ley para fortalecer el sistema financiero y lograr así el apoyo del Fondo

Después de más de 24 horas de tranquilidad en las calles de Montevideo, con una calma tensa tras decenas de saqueos en supermercados, el foco de atención en Uruguay se ha trasladado al Congreso, donde el Gobierno espera lograr la aprobación de una ley para fortalecer su sistema financiero. Esta medida es uno de los requisitos impuestos por el Fondo Monetario Internacional para aprobar sus ayudas al país suramericano.

El Gobierno de Jorge Batlle espera salir de la peor crisis financiera de la historia del país con el fondo de estabilidad del sistema financiero, que ha sido validado por el Senado esta mañana y tendrá que ser ratificado esta tarde, hora española, por la Cámara de Diputados para que sea ley antes del lunes. El FMI espera a su aprobación para conceder una ayuda de 1.500 millones de dólares, a la que el ministro de Economía ha supeditado la apertura de los bancos el próximo lunes, tras sugerir que el feriado podría extenderse.

En cualquier caso, la salida al dilema podría venir de EE UU. Según publica hoy el diario The Washington Post, EE UU concederá "de inmediato" un préstamo de 1.500 millones de dólares al Gobierno de Uruguay, como crédito puente hasta que lleguen las ayudas del FMI y el BID. Sería la primera vez que EE UU acude al rescate de un país en crisis con un crédito directo, que sería devuelto esta misma semana, en cuanto se reciban los fondos internacionales.

"Comprensión" y sangría

La medida legislativa prevé atrasar hasta tres años la devolución de depósitos a plazo fijo colocados en dólares en los dos bancos públicos (República e Hipotecario). El ministro de Economía, Alejandro Atchugarry, ha solicitado la "comprensión" de los ahorradores que se verán afectados por la medida al inicio de su debate en el Senado. Además, ha asegurado que el Gobierno "no va a dar un centavo más" para mantener a los bancos privados.

El plan prevé además crear un Fondo de Estabilidad de 1.100 millones de dólares para que cada dólar guardado en las cuentas bancarias de los ciudadanos esté respaldado por otro atesorado en el Banco Central.

El sistema bancario fue sometido a una sangría en los últimos días antes del feriado decretado el pasado martes. Entre febrero y julio, el país perdió el 50% de sus reservas como consecuencia de la incesante retirada de depósitos, provocada por el miedo a que se reprodujera el corralito financiero que impera en la vecina Argentina desde el pasado mes de diciembre.