Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESCANDALO ECONÓMICO

El Congreso de Estados Unidos vuelve a citar al ex presidente de Enron

Kenneth Lay se encuentra en Houston, aunque su abogado aseguró ayer que estaba en paradero desconocido

El Congreso de Estados Unidos ha decidido presionar al ex presidente de Enron, Kenneth Lay, para que comparezca como principal testigo en el proceso en el que se juzgan las causas de la caída en picado de la que fuera su empresa. Un Comité del Senado ha aprobado hoy el envío de una nueva citación a Lay para que se presente ante los legisladores que investigan la bancarrota de Enron.

Kenneth Lay había desatado las iras de los congresistas al anunciar en la noche del domingo, a través de su abogado, que no comparecería ante el Congreso, donde se le esperaba esta semana, por entender que los ánimos estaban claramente en su contra y que se le ha prejuzgado.

Pero los esfuerzos de los legisladores para forzar su comparecencia bien pueden quedarse en nada, pues, según la Constitución estadounidense, Kenneth Lay tiene el derecho a no declarar ante el Congreso.

Debido a que el incumplimiento de esas citaciones equivale a un desacato, Lay deberá acudir a Washington, posiblemente la semana próxima, para presentarse al menos ante el Comité de Comercio del Senado y el de Asuntos Financieros de la Cámara, aunque entonces podría quedarse callado alegando la Quinta Enmienda.

Este texto legal, que permite que una persona no declare en su contra, ya fue invocada por David Duncan, el ejecutivo de la auditora Arthur Andersen, acusado de destruir vitales documentos sobre las engañosas prácticas contables de Enron.

Pero antes de la decisión del Senado de volver a citar a Lay la situación se había complicado aún más. Durante unas horas, se aseguró que el ex presidente de Enron se encontraba en paradero desconocido. Al final, su portavoz, Kelly Kinberly, aseguró que Kenneth Lay está en Houston, a donde llegó el lunes procedente de Washington.

Desde el anuncio de la bancarrota de la empresa, el pasado 2 de diciembre, Lay no ha hablado en público más que a través de sus abogados, su esposa (quien asegura que se trata de "un hombre decente") o mediante escuetas declaraciones para anunciar sus progresivos cortes de vínculos con Enron.

Tras dimitir en enero como presidente, Kenneth Lay presentó el lunes su renuncia como miembro del Consejo de Administración de una compañía que fundó hace 16 años, para evitar convertirse en un obstáculo para su reorganización por "las múltiples investigaciones iniciadas, algunas de ellas centradas en mí".