Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS CLAVES DEL DISCURSO DEL NUEVO SECRETARIO GENERAL | El nuevo líder del PSOE

Él órdago: revisar el concordato con la Iglesia

Ya bien avanzado el discurso, Alfredo Pérez Rubalcaba lanzó su órdago a los delegados socialistas, hambrientos de propuestas socialistas: si el PP sigue con su plan de "ajuste ideológico" a la derecha, él propondrá al PSOE que plantee la revisión del concordato con la Santa Sede. "En 30 días han hecho un retroceso de 30 años", resumió Rubalcaba las primeras semanas de Gobierno del PP. Y retó: "Si cada vez que la derecha llega al poder vuelve a imponer dogmas que son solo de algunos, nosotros tendremos que revisar también algunas normas de la Transición. El PSOE se replanteará seriamente la revisión del acuerdo con la Santa Sede. Si quieren retroceder 30 años, retrocedamos en todo. Si quieren vulnerar todos los consensos, aceptamos el reto: volveremos a hace 30 años".

La propuesta entró más tarde en el debate de enmiendas con un texto de Izquierda Socialista, y fue aprobada en comisión. Anoche estaba pendiente de ser ratificada en plenario; de serlo, Rubalcaba deberá defenderla y concretarla a partir de ahora. Estas fueron otras de las claves de su discurso:

- Cortejo a la federación andaluza. El nombre de José Antonio Griñán y el del PSOE andaluz no se cayeron de la boca de Rubalcaba. "Estamos con vosotros, Pepe. Como siempre pero más que nunca. Desde el lunes yo seré el primer activista a favor de la victoria electoral en Andalucía".

- La herencia socialista. "Sentíos responsabilizados", emplazó a los delegados minutos antes de que votaran: "¡Vamos a escribir una página nueva del socialismo español! Somos herederos de un partido con 130 años, de sus fundadores y de quienes dieron su vida por él. Los administradores de un legado que ha hecho la mayor transformación de España".

- El fin de ETA. Rubalcaba no dejó pasar la ocasión de recordar que con el PSOE en el Gobierno llegó el comunicado de "cese definitivo" de ETA. "Esto ha sido muy duro, compañeros. Yo soy de lágrima fácil, pero José Luis no. Él no llora nunca y yo solo lo he oído llorar una vez: cuando ETA declaró el fin de la violencia".

- "Liderazgo colectivo, pero no débil". "No es momento de liderazgos personalistas. Nunca he creído en salvadores, y ahora menos que nunca. Necesitamos muchos líderes, tantos como pueblos y ciudades hay en España", afirmó Rubalcaba con un guiño a los alcaldes. "Pero liderazgo colectivo no es liderazgo débil. Yo seré un líder fuerte, a mí no me van a quebrar. A mí no me van a hacer dar ni un solo paso atrás". Y más autopromoción: "Yo odio el sectarismo. Si yo soy secretario general, no habrá rubalcabismo, no reconoceré otro carné que no sea el del PSOE, no emitiré salvoconductos ni cobraré facturas".

- El proyecto: P-S-O-E. Rectificación en política económica: "Hace días un banquero [Emilio Botín] dijo que los políticos nos habíamos equivocado. Creo que algo de razón tenía: nos equivocamos en no meter mano a los especuladores y a los banqueros. No nos puede volver a pasar". Y rectificación en el modelo territorial: "Hay que restablecer la coherencia del discurso. Lo hemos perdido, o se ha difuminado. No debemos jugar con el PSOE. Somos Partido, Socialista, Obrero y Español, y a ninguna de las cuatro cosas tenemos que renunciar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de febrero de 2012