El presidente premia a Trillo con la Embajada en Estados Unidos

José de Carvajal será el representante ante la OTAN

El nombramiento de embajador de Estados Unidos en Madrid ha sido, con frecuencia, una forma de recompensar servicios prestados al partido que conquista la Casa Blanca. No sucedía lo mismo con la Embajada de España en Washington, al menos desde el nombramiento de Julián Santamaría, hace ya 25 años.

Sin embargo, el expresidente del Congreso y exministro de Defensa Federico Trillo-Figueroa, veterano dirigente del Partido Popular, será el próximo embajador español en Estados Unidos en sustitución de Jorge Dezcallar, diplomático de larga trayectoria y exdirector del servicio secreto CNI, según fuentes del PP.

La noticia la adelantó ayer la agencia Europa Press, que reveló que la decisión se tomó a principios de enero, tras una conversación entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el propio Trillo. Rajoy se había comprometido a buscar acomodo a Trillo, tras dejarlo fuera del Ejecutivo. Le debe, entre otros servicios, haber organizado la defensa de los implicados en la trama Gürtel y haber ejercido sus buenos oficios para lograr la dimisión del presidente valenciano Francisco Camps. Se barajó enviarlo al Vaticano, pero la actual embajadora, María Jesús Figa, lleva menos de un año en el cargo.

La noticia del nombramiento cayó como una bomba en el Ministerio de Exteriores; entre otras razones, porque aún no se ha solicitado el plácet al Departamento de Estado y constituye una descortesía hacerlo público antes de cumplir ese trámite.

El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, aseguró que el nombramiento aún "no está resuelto" y recurrió a la ironía al recordar la anécdota del general que le confió a Franco que había oído que podía ser ministro. "Pues yo no he oído nada", le contestó el dictador.

Margallo queda en una situación comprometida, ya que anunció públicamente que no habría embajadores políticos -una práctica que el PP criticó duramente desde la oposición- salvo cuando se tratase de "personas extraordinarias en circunstancias extraordinarias".

¿Es extraordinario Trillo o el momento por el que pasan las relaciones entre España y Estados Unidos? Ambas partes no se cansan de repetir que las relaciones se han "normalizado" tras el desencuentro que provocó la retirada de las tropas de Irak. Margallo se entrevistará el sábado, por vez primera, con la secretaria de Estado, Hillary Clinton, aprovechando la conferencia de seguridad de Múnich (Alemania).

Uno de los temas pendientes es la negociación del anexo al convenio con EE UU que regulará el despliegue en la base de Rota (Cádiz) del escudo antimisiles. La experiencia de Trillo como ministro de Defensa supone una ventaja. Su gran inconveniente, en cambio, es su limitado dominio del inglés. Por eso se marchó en enero a Londres a realizar un curso intensivo, según reveló Europa Press. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, defendió que Trillo tiene un "perfil más que reconocido" para el puesto.

Margallo insistió, por su parte, en que el único nombramiento ya decidido es el del embajador en Sudáfrica, que corresponderá a su hasta ahora jefe de gabinete, Juan Sell. Pero también es inminente el del nuevo embajador en la OTAN, José de Carvajal, que ha sido director general de Asuntos Internacionales de Seguridad y Desarme y subsecretario, así como embajador en Italia e Irlanda. Su principal tarea será preparar la cumbre de la OTAN en mayo en Chicago (EE UU), donde Rajoy espera entrevistarse con Obama.

Sobre la firma

Miguel González

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS