Navarra censura la "injerencia" de la subvención de Gipuzkoa a una ikastola

Bildu acusa al Gobierno Barcina de "ahogar" a estos centros en la comunidad

"Esta subvención es una injerencia pura" porque las decisiones en materia de Educación en Navarra las decide "el Parlamento y el Gobierno autonómico". Así de tajante se mostró ayer la presidenta de la Comunidad foral, Yolanda Barcina, preguntada por la decisión de la Diputación guipuzcoana de subvencionar con 24.000 euros a la ikastola Ibaialde de la localidad navarra de Lodosa, con el fin de paliar la "grave situación" económica que atraviesa el centro.

El cruce de declaraciones entre unos y otros no ha tardado en producirse y se ha desarrollado en términos muy similares a los utilizados en octubre de 2010, cuando el PNV negoció con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero una enmienda para los Presupuesto Generales de Estado por valor de dos millones destinados a las ikastolas de Navarra. Entonces, UPN pidió sin éxito su retirada y volvió a recibir las mismas críticas de ahora, que le acusan de "ahoga" económicamente a las ikastolas de la zona denominada no vascófona de la comunidad.

"Lo que molesta es que el dinero sea para lo que es", replica Ugarte

Para Maiorga Ramírez, de Bildu, el Gobierno de Navarra, "en vez de poner tantas trabas y obstáculos, debería asegurar el derecho de los ciudadanos a poder estudiar en euskera en todo el territorio navarro". Por su parte, el consejero de Educación de Navarra, José Iribas, ha criticado que Gipuzkoa "hace un grave daño cuando se inmiscuye en políticas que no le corresponden, que no le afectan"." y ha considerado que esta decisión es "una injerencia inaceptable e inadmisible". Al mismo tiempo, se ha dirigido directamente al diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, para pedirle que "deje a los navarros en paz y en libertad". Para el consejero navarro, la ayuda "es el claro ejemplo de cómo, lo mismo que en la naturaleza del escorpión está el picar, en la naturaleza del nacionalismo abertzale está la de pretender anexionar Navarra y convertirla en una provincia más de esa entelequia que llaman Euskal Herria".

Desde Gipuzkoa, la portavoz foral, Larraitz Ugarte, entiende que lo que "realmente molesta" es que el dinero "sea para lo que es" y ha subrayado que "a algunos les duele el trabajo que se hace a favor del euskera".

La ikastola de esta localidad de la Ribera navarra, a 80 kilómetros de Pamplona y con 74 alumnos escolarizados, se encuentra actualmente en una grave situación económica, que se ha agudizado desde el año 2009, cuando Patxi López llegó al Gobierno vasco y anuló las ayudas (1,8 millones de euros anuales) que el Ejecutivo de Vitoria otorgaba a las ikastolas navarras. El lehendakari cumplía así con el protocolo firmado con el entonces presidente navarro, Miguel Sanz, en el que ambos ejecutivos se comprometían "a fomentar el euskera sin injerencias en la política lingüística de cada comunidad". El centro prevé celebrar el 5 de febrero su 25 aniversario con una fiesta en Sartaguda, que servirá para recoger fondos.

Gipuzkoa ya ha anunciado que "apoya todas las decisiones para reforzar el uso del euskera en Euskal Herria y, en este sentido, los niños de Lodosa y Sartaguda tienen derecho a estudiar en euskera y nuestro deber es ayudarles", dijo Ugarte. En cambio, el diputado general de Álava, Javier de Andrés, cree que "cada uno tiene que centrarse en sus cuentas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 01 de febrero de 2012.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50