_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Respirar

La mejor garantía para los consumidores de medios de comunicación es la oferta variada. Por eso resulta triste la amenaza financiera que pende sobre el periódico Público, evidencia de la crisis publicitaria general. Del mismo modo, la absorción de La Sexta por Antena 3 genera inquietud. Mientras la primera ejerce como la única cadena crítica con el gobierno actual, la segunda es la que muestra mayor sintonía con el mensaje del poder conservador. No parece problema para una empresa que fue capaz de sostener simultáneamente, durante la más feroz campaña anticatalanista, los diarios Avui y La Razón. Pero sería una lástima que La Sexta perdiera el impulso que nutre sus únicos programas identificables, entre tantísimo enlatado sin alma, para convertirse en una segunda marca plana y sin aristas.

De ahí que tuviera tanto interés el reportaje de La Sexta Columna sobre la catástrofe financiera española. Titulado 'Yo pago, tú pagas... ¿quién se lo lleva?', fue un repaso ágil y pletórico de imágenes y declaraciones de archivo que dan para una tesis sobre la falta de rigor político y la mentira. Quizá su mayor lastre era intentar exculpar al gobierno socialista de la crisis, como si fueran sujetos pasivos de un terremoto provocado. Resultaba chocante escuchar al ministro Miguel Sebastián entre un coro de expertos independientes y economistas críticos. Hubiera sido más conveniente que apareciera con el rostro pixelado y la voz ecualizada, para que no le identificáramos y nos invadiera la incomprensión.

En ese sentido, la vuelta de Salvados ofreció un puñado de momentos enriquecedores. Jordi Évole, con su ingenuidad avispada, entresacó joyas como la venta en 2006 de una enorme reserva de oro por parte del Banco de España al peor precio posible, la responsabilidad de esa misma institución en el desmadre crediticio y la transparente declaración de un antiguo empleado de banca sobre la mentira y la manipulación que las instituciones financieras prodigan a sus clientes. Aunque la amenaza no es tanto que en España pueda producirse algo similar al corralito, como se cuestiona Évole aterrado por sus amigos argentinos, sino que aquí el acoso promete cercenar derechos sociales, poder adquisitivo de las clases medias y multiplicar las desigualdades. Suficiente para que la crítica razonada sea tan necesaria como el respirar.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_