Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La batalla por el liderazgo del PSOE

El PSM inicia su congreso regional con otro pulso entre Tomás Gómez y Lissavetzky

El Partido Socialista de Madrid (PSM) elegirá hoy entre dos listas enfrentadas a los 79 delegados que lo representarán en el 38º congreso federal que se celebrará en Sevilla en un par de semanas. Un millar de delegados del PSM (con 18.000 militantes) participan desde ayer en el congreso regional, donde ha intervenido Tomás Gómez, líder de los socialistas madrileños. Allí ha reclamado una posición con "amplio respaldo" de cara al congreso federal de Sevilla.

Gómez acude a este congresillo manteniendo la incógnita sobre qué candidatura apoya para la secretaría general del PSOE. Sigue sin decantarse ni por Carme Chacón, ni por Alfredo Pérez Rubalcaba. Justifica que "lo razonable es esperar ante la posibilidad de que haya más de dos candidatos". Opción que ya casi nadie contempla.

El líder del PSM evita desvelar a quién apoyará en Sevilla

Mientras su entorno lanza guiños a Chacón y cuestiona veladamente la candidatura de Rubalcaba, él espera prudente alimentando la idea de que puede dar el paso y presentar una candidatura alternativa. "Nada está descartado", insisten desde su entorno. "Lo están animando, pero creo que al final no dará el paso", asegura un dirigente que lo apoya pero no está en su primer círculo de confianza. El hecho de que Gómez no haya apoyado aún ninguna candidatura y haya elaborado una lista "por las bases" ha despertado cierta inquietud en un sector del partido, que considera que los militantes han elegido a los delegados sin saber que opción escogerán. Casi a ciegas, dicen.

La estrategia de Gómez se interpreta en algunos sectores como arriesgada, puesto que la lista que lidera la ha diseñado él mismo sin el aval de la comisión ejecutiva del PSM. Las críticas crecerán si no obtiene un apoyo mayoritario. Si se acerca al empate.

La otra candidatura que competirá por los 79 delegados de Madrid la encabeza Jaime Lissavetzky y apoya decididamente a Rubalcaba. De hecho, el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid es amigo íntimo del exvicepresidente. Hasta el momento no hay ninguna opción que represente a Chacón en Madrid.

Las dos listas que compiten en Madrid llegan con cierta igualdad. Aunque la que lidera Gómez ostenta ventaja. Tras las votaciones en las asambleas locales de la semana pasada, el entorno del líder madrileño asegura haber ganado en 102 de las 142 agrupaciones que hay en Madrid. Pero no está garantizado que en esas listas locales todos apoyen la decisión de Gómez. Por contra, el sector de Lissavetzky asegura haber alcanzado un 40% de apoyos. Hoy se sabrá el resultado definitivo.

En la mente de todos perviven las consecuencias que el resultado del 38º Congreso del PSOE pueda tener en el PSM. La tensión entre los dos grupos ha escalado en las últimos horas tras la decisión de Ferraz de restituir a la agrupación de Móstoles, que llevaba suspendida casi cuatro años. Gómez protestó, sin éxito, ante la dirección federal porque presumía que esa agrupación podría perjudicarle. Ayer votó Móstoles y resultó casi un empate (3-2).

El líder madrileño lleva semanas destacando la importancia de la "autonomía" del PSM respecto a Ferraz, sede nacional del partido. Y luchará por ello en Sevilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de enero de 2012