Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La batalla del 25-M

Arenas da marcha atrás y aparca el compromiso de eliminar impuestos

El líder del PP solo asegura ahora que suprimirá el tributo de sucesiones

Cambio de opinión. Javier Arenas dio ayer marcha atrás en su reiterada promesa de eliminar los impuestos que ha creado el Gobierno de José Antonio Griñán en los dos últimos ejercicios. Pese a que el líder del PP andaluz convirtió el combate a la subida fiscal en uno de los ejes de su campaña en las pasadas elecciones generales, ayer solo se comprometió a suprimir el impuesto de donaciones y sucesiones, además, no de inmediato, sino de manera gradual en un plazo de cuatro años.

La rectificación se parece mucho en el procedimiento a la trayectoria seguida por Mariano Rajoy el 20 de noviembre, quien tras insistir una y otra vez en la perentoria necesidad de rebajar la carga fiscal, a 20 días de la cita con las urnas empezó a decir que dependería de la herencia recibida. Esta última reflexión es exactamente igual a la que hizo ayer Arenas: "Haré lo que pueda, los impuestos no me gustan, pero habrá que ver las cuentas que recibo".

"Haré lo que pueda, habrá que ver las cuentas que recibo", sostiene Arenas

Ya en las primeras reuniones del foro que prepara el programa electoral del PP en economía y hacienda, el candidato a la Junta anunció que si conseguía gobernar haría desaparecer el paquete de tributos aplicado por el Ejecutivo andaluz. Además del de sucesiones, dijo que quitaría los impuestos de las bolsas de plástico de un solo uso; el canon sobre el agua, el céntimo sanitario de 2,4 céntimos por litro de gasolina y gasóleo para financiar la sanidad y el que grava los depósitos en las entidades de crédito. También habló de un balón de oxígeno para las pequeñas empresas y los autónomos.

Se da la paradoja de que hace solo 15 días el secretario general del PP, Antonio Sanz, sostuvo que su partido iba a mantener la rebaja fiscal en Andalucía contra viento y marea. Sanz hizo esta afirmación después de que el Consejo de Ministros subiera el IRPF en todos sus tramos y el Impuesto de Bienes Inmuebles, un incremento respaldado por el propio Arenas ese mismo día.

En un acto que celebró ayer en Sevilla sobre políticas sociales, el líder del PP explicó con naturalidad que su compromiso fiscal inicial es revisable, aunque mantuvo la máxima con la que ha adornado casi todas sus comparecencias en la larga campaña que lleva ya a sus espaldas: "Resulta imposible salir del liderazgo del paro si Andalucía sigue siendo el territorio donde más impuestos se paga de España". "Esto es lo que pienso, habrá que ver las cuentas que recibo". A partir ahí, condicionó todo a lo que (si alcanza el Gobierno) se encuentre en la Junta.

El líder del PP andaluz exigió a Griñán que le entregue en el Parlamento el registro de facturas de la Administración autonómica. La tesis de Arenas es que la Junta está concentrando sus deudas en el ejercicio de 2012 para dejarle el problema a él (está seguro de llegar a San Telmo) y que cuadren las cuentas del ejercicio presupuestario de 2011. La Junta ha replicado que la contabilidad está clara y se están cumpliendo todas las leyes.

El candidato popular insistió en que el Presupuesto andaluz de 2012 es falso, que no se cumplirá el déficit y que su única razón de ser es servir de palanca electoral para los comicios del 25 de marzo. Su idea es cambiarlo, si bien opina que redactar un nuevo proyecto es una tarea obligada para el Gobierno que llegue, aunque no sea el suyo.

En la acusación de la supuesta "mentira" del Presupuesto andaluz no está solo, le avala el Gobierno central. El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro (diputado en el Congreso por Sevilla), atribuyó a Griñán haber inflado premeditadamente las cuentas, con una previsión de ingresos que está "muy lejos de ser real". Montoro también sostuvo que existe un déficit oculto, un "agujero negro" que luego obligará a enmendar las previsiones.

Conforme a su plan de presentar periódicamente propuestas para su futuro Gobierno, bajo el epígrafe de Javier propone, el candidato andaluz anunció ayer la creación de un fondo social de emergencia para las familias que carecen de ingresos, financiada desde los Presupuestos y con el dinero que se recupere de los ERE falsos.

El mencionado fondo se concertaría con ONG y Ayuntamientos, que serían los encargados de repartir las ayudas. "Todo lo que recuperemos de los dichosos ERE lo destinaremos a ese fondo social para las familias que no tienen ingresos", subrayó Arenas, quien no explicó los plazos para disponer de ese dinero ni si la cuantía sería suficiente para atender la demanda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de enero de 2012