Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La bravuconada de Mark Wahlberg con el 11 de septiembre

El actor aseguró que con sus puños hubiera evitado uno de los atentados

Para algunos actores es difícil distinguir si se hallan en una película de Hollywood o en el mundo real. Si no, que se lo pregunten a Mark Wahlberg, de 40 años, acostumbrado a los papeles de tipo duro y a quien ahora le ha dado por especular con la historia en términos cinematográficos. Recientemente, la estrella de El luchador e Infiltrados ha tenido que pedir perdón por decir que él solo, con sus puños, hubiera evitado que uno de los aviones del 11-S se estrellara contra las Torres Gemelas.

En una entrevista concedida al número de febrero de la revista Men's Journal, Wahlberg aseguró, sobre el avión número 11 de American Airlines que derrumbó la Torre Norte del World Trade Center: "Si hubiera estado en ese avión con mis niños, no hubiera caído como cayó. Hubiera habido mucha sangre en esa cabina de primera clase y entonces yo hubiera dicho: 'Vale, vamos a aterrizar en un lugar seguro, no se preocupen". La hipotética valentía cinematográfica de Wahlberg es formidable. En aquel avión, que cubría la ruta matutina de Boston a Los Ángeles, viajaban cinco terroristas, entre ellos Mohammed Atta. Estos acuchillaron a las azafatas Karen Martin y Barbara Arestegui, y le cortaron la yugular al pasajero Daniel Lewin, que era un empresario de Internet pero que previamente había servido como soldado de élite en las fuerzas armadas de Israel.

Aquellos son algunos de los héroes del panteón del 11-S. Y Wahlberg debería recordar que cuando los pasajeros se rebelaron en otro vuelo, el 93 de United Airlines, que se dirigía hacia Washington, lo estrellaron contra un campo de Pensilvania, haciendo el último sacrificio posible para salvar otras vidas. Pronto, Wahlberg se dio cuenta del inmenso bochorno que provocaron sus declaraciones y emitió un comunicado. "Sugerir que hubiera hecho las cosas de forma distinta a como las hicieron los pasajeros en aquel avión es algo irresponsable", dijo Wahlberg al portal TMZ. "Especular sobre ese tipo de situaciones es ridículo... Pido disculpas a las familias de las víctimas a las que mi respuesta les pareció insensible, ya que esa no era, ciertamente, mi intención".

Wahlberg era a los 13 años adicto a la cocaína, según sus biógrafos. Tres años después se declaró culpable de intento de asesinato. Aprovechando su imponente físico, posó para Calvin Klein y a mediados de los noventa dio el salto al cine.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de enero de 2012