Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis del euro

Francia coloca deuda a tipos más bajos pese a la pérdida de la 'triple A'

Moody's mantiene la vigilancia sobre Francia - S&P recorta la nota del fondo de rescate - Los mercados solo castigan a Portugal por la rebaja generalizada

Francia salió ayer airosa de su primera cita con los inversores después de que el viernes por la noche Standard & Poor's le quitara la triple A, la máxima nota de solvencia. La Bolsa subió, la cotización de sus bonos en el mercado mejoró y el Tesoro francés colocó 8.590 millones a tipos que iban del 0,165% a tres meses al 0,406% a un año, unas rentabilidades ligeramente inferiores a las de la anterior subasta. De remate, otra agencia de calificación de riesgos, Moody's anunció que mantiene esa matrícula de honor a Francia. El resto de grandes parqués europeos también subieron, mostrando que ya habían descontado la revisión de las notas, pero el país que no sorteó ayer el duro castigo de los mercados fue Portugal, cuya deuda había sido rebajada por S&P al nivel de bono basura.

La prima de riesgo de los bonos portugueses a 10 años, que equivale al diferencial de interés que pagan respecto a la referencia de Alemania y es una forma de medir la imagen de solvencia de un país, se dispararon casi 200 puntos básicos (o dos puntos porcentuales) en una sola jornada. Pasó de 1.069 a 1.263, con lo que esos títulos pagan ya 13% de interés, frente al 1,7%. La Bolsa de Lisboa bajó un 0,9%.

Para Francia, sin embargo, el diferencial con respecto a Alemania se recortó en cinco puntos básicos, hasta los 125, el nivel más bajo en dos meses. También la brecha de España con los bonos alemanes se contrajo cuatro puntos básicos (quedó en 341), y el de Italia se suavizó en dos (485). Subieron las bolsas Fráncfort (1,25%), París (0,88%), Milán (1,40%) y Londres (0,42%) y la española apenas se movió, con una pérdida del 0,01%.

Sin embargo, al cierre de los mercados, S&P dio otra mala noticia y anunció que rebaja la nota del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), el fondo de rescate europeo, desde la máxima nota (AAA) a quedarse un escalón por debajo (AA+). Esta revisión se debe a la rebaja de la calificación de Francia y Austria (también de AAA a AA+), el segundo mayor contribuyente del fondo de rescate. La bajada puede encarecer la financiación del fondo, cuya capacidad efectiva de préstamo suma 440.000 millones de euros, aunque queda en 250.000 millones si se descuentan las ayudas a Grecia, Portugal e Irlanda. Más problemas para el salvamento del euro.

Francia aún cuenta con dos matrículas de honor sobre tres posibles. Fitch, que es propiedad de un grupo francés, ya ha dicho que este año no bajará la AAA de Francia, aunque la mantiene en perspectiva negativa. Moody's, aunque sí mantuvo esa triple A y afirmó que su perspectiva es estable, advirtió de que existen "importantes peligros" derivados de "los problemas de deuda y crecimiento de la eurozona, dos factores que no controla el Gobierno y que pesan sobre las finanzas del país".

La agencia descarta que Francia tenga que "salir en ayuda de otros socios del euro o de algunos de sus bancos". Moody's apunta además que el flojo crecimiento condiciona los esfuerzos del Gobierno para reducir el déficit y, aunque ve posible que Francia logre rebajarlo al 3% este año, afirma que París tiene ahora "menos margen de maniobra" sobre su presupuesto que hace unos meses.A solo tres meses de las presidenciales, Nicolas Sarkozy ha prometido que presentará a finales de mes nuevas reformas y medidas contra la crisis, entre las que estará, probablemente, la subida del IVA. Sarkozy presentará un plan de choque contra el desempleo, que afecta ya a 2,8 millones de personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de enero de 2012