La alta velocidad duplica el uso del tren entre Ourense y Santiago

El primer mes, su ocupación ha sido del 25% en días laborables

El nuevo tren Avant que comenzó a operar hace un mes sobre las vías de alta velocidad inauguradas entre Ourense, Santiago y A Coruña ha permitido duplicar el uso del ferrocarril en ese eje con respecto a los servicios prestados antes por las vías convencionales. Sin embargo, Renfe preveía multiplicar por cinco sus viajeros. Y la ocupación del nuevo tren en este primer mes es de solo el 25% en los días laborables y del 50% en fin de semana. La previsión que sí se ha cumplido es la de que se usa fundamentalmente entre Ourense y Santiago, tal como la compañía diseñó el servicio.

Renfe hizo ayer balance del primer mes del Avant. En este tiempo, los cinco trenes diarios en cada sentido en jornada laborable y los dos en fin de semana fueron utilizados por 20.400 personas. Además, el tren convencional, que mantuvo sus tres frecuencias, ha seguido siendo utilizado por 4.600 viajeros, frente a los 11.700 que lo emplearon en el mismo periodo del año anterior. Esto es, 7.100 pasajeros al mes que antes usaban el tren convencional ahora se desplazan en Avant, al tiempo que éste ha logrado captar a 13.300 viajeros que antes empleaban otro transporte. La diferencia es que el tren entre Ourense y Santiago que antes duraba hora y media ha quedado reducido a 38 minutos.

Más información

Pese a estas mejoras, los 709 viajeros registrados de media en días laborables apenas cubren el 25,3% de las 2.800 plazas Avant disponibles. En fin de semana, con menos trenes y viajeros, la ocupación asciende al 50%. En cuanto al uso de los bonos de varios viajes, se ha incrementado del dos al 7% entre el viejo tren y el nuevo, que sin embargo carece de descuento de ida y vuelta y es el más caro de todos los Avant de España. Renfe considera que estas cifras de uso "entran dentro de las estimaciones en el primer mes de funcionamiento de estos servicios y para esta época del año, teniendo en cuenta que ha coincidido con el periodo navideño, un momento en el que disminuyen sustancialmente los viajeros recurrentes, como estudiantes y funcionarios".

En el lado negativo de este mes, además de la reducida ocupación, se encuentran las averías. Tres veces tuvo que aplicar Renfe el compromiso de puntualidad que la obliga a devolver el importe íntegro del billete si se producen retrasos. El parón máximo por las averías fue de unos veinte minutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 14 de enero de 2012.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50