Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un detenido y un herido en una carga durante un acto del Doce

Un herido atendido en el hospital, varios contusionados y, al menos, un detenido es el balance de la carga policial que trató anoche de reducir una protesta del movimiento Valcárcel Recuperado por el desalojo de un histórico edificio de Cádiz. Los manifestantes interrumpieron una conferencia sobre el bicentenario de la Constitución de 1812 del juez Fernando Grande Marlaska y el escritor José María Ridao.

Los agentes golpearon a varios de los jóvenes que se concentraban a las puertas del salón de la Facultad de Filosofía y Letras, dentro de la sede universitaria. La acción policial fue contestada anoche con otra concentración frente a la comisaría de policía.

El origen de la protesta está en el desalojo ordenado el miércoles del edificio de Valcárcel, situado frente a la playa de la Caleta. Era un colegio y estaba destinado a ocupar un hotel de lujo, pero la empresa desistió y el inmueble llevaba vacío varios años.

El movimiento Valcárcel Recuperado entró en él el pasado verano para organizar en su interior actividades socioculturales, interrumpidas ayer por la orden judicial ejecutada por la Policía.

Segunda protesta

Los integrantes de este colectivo protestaron por la mañana, sin incidentes, en la Diputación y eligieron por la tarde el acto de Grande Marlaska por ser uno de los primeros organizados en Cádiz con motivo del Bicentenario de la Carta Magna.

Algunos de los indignados entraron en la sala e interrumpieron al juez para leer su manifiesto. El moderador, Javier Pérez Royo, trató de hacerles entender que ninguno de los presentes tenía que ver con sus reclamaciones.

Mientras ese diálogo se mantenía en la sala de conferencias, la Policía decidió cargar contra los que se concentraban fuera de ella pero dentro del edificio universitario. Fue allí donde se produjeron los incidentes más graves con golpes de porras y empujones. Uno de los manifestantes presentaba una brecha en la cabeza, por la que necesitó asistencia médica. Otros denunciaron varias contusiones de menor gravedad.

Uno de los integrantes de la manifetación fue esposado y conducido a la comisaría, donde anoche se volvían a producir altercados en otra protesta para denunciar la acción policial, exigir responsabilidades y mostrar solidaridad. La Policía no descartaba anoche nuevos arrestos que, al cierre de esta edición, no se habían confirmado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de enero de 2012