Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reina Beatriz defiende el uso del velo

Los partidos de Holanda debaten sobre la vestimenta de la soberana en Dubái y Omán

En un gesto inesperado, la reina Beatriz de Holanda ha roto el protocolo durante su doble visita oficial a Abu Dabi y Omán, y ha desatado un revuelo sin precedentes. Muy molesta, ha calificado de "disparate" las críticas de la extrema derecha holandesa sobre el uso del velo que ha llevado estos días. La soberana se lo ha puesto en dos ocasiones, en azul y en rojo, para recorrer mezquitas durante una visita de Estado efectuada a ambos países árabes. Geert Wilders, líder antimusulmán del Partido de la Libertad, que aboga desde 2007 por reducir la monarquía a una institución simbólica, no ha perdido el tiempo. A través de Twitter la ha denunciado por lucir "el símbolo más visible del sometimiento de la mujer". Como el debate no amainaba, y de nada servía apelar a la consideración debida a cualquier templo, la reina ha decidido pronunciarse.

A su réplica sobre el velo ha añadido que, en Omán, dos tercios de los estudiantes y asalariados son mujeres: "La mejor forma de desarrollo". En Holanda, el primer ministro liberal, Mark Rutte, ha tenido que intervenir después de que la oposición socialdemócrata lamentara su lentitud para proteger a la soberana. "En una mezquita, el velo muestra respeto", ha dicho Rutte.

Beatriz de Holanda ha lucido asimismo una abaya oscura, la túnica hasta los pies de las musulmanas. También iba descalza por las mezquitas, como es preceptivo. La princesa Máxima, que le acompaña en este viaje junto con el heredero, el príncipe Guillermo, se ha puesto también ambas prendas.

El uso del velo divide a la sociedad holandesa y es la bestia negra de la extrema derecha de Wilders. Desde 2011, el burka (velo integral) está prohibido en espacios públicos. Se calcula que lo llevan 150 mujeres. En Holanda tampoco puede llevarse el niqab (velo que deja solo los ojos libres) en escuelas e instituciones estatales o de atención al público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de enero de 2012