Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
TELEVISIÓN

Una cosecha corta de buenas series

'Juego de tronos' y 'American horror story' están entre las favoritas de 2011

La lista de los mejores estrenos estadounidenses de 2011 es una lista corta. Las cadenas inundaron sus parrillas de producciones, pero son pocas las que han conseguido destacar entre la avalancha. Los mejores estrenos hay que buscarlos en las televisiones de cable, donde la libertad creativa no está pendiente de las audiencias y los presupuestos se mantienen al margen de ajustes económicos.

La primera mitad del año estuvo marcada por el debut de Juego de tronos (Canal +) y The killing (Fox y La Sexta). Esta última, remake de la danesa Forbrydelsen (AXN), reconstruye la investigación del asesinato de la joven Rosie Larsen a través del trabajo policial de dos agentes y el drama de una familia que ha perdido a su hija mayor. La sobriedad y el ambiente triste que envuelven la serie convenció a los críticos, a pesar de un final de temporada polémico, y conquistó a la audiencia, lo que le aseguró la segunda temporada (que se comenzará en Estados Unidos la próxima primavera).

Los espías de 'Homeland' ostentan varias candidaturas a los Globos de Oro

El estreno de Juego de tronos ha sido uno de los acontecimientos de 2011. La serie de HBO llegaba impulsada por una intensa campaña de promoción y la expectación de los miles de fans que llevaban años esperando a ver la adaptación televisiva de las novelas de George R. R.Martin. Una producción lujosa y un reparto de rostros conocidos, como Sean Bean o Lena Headey, hizo que los seguidores de la saga literaria dieran su visto bueno y que un buen número de nuevos lectores descubrieran las novelas.

La llegada del otoño puso en marcha otra temporada cargada de estrenos, que en su mayoría ya se pueden ver en España. Estas series no han llegado a la mitad de su emisión por lo que habrá que ver en qué estado de forma vuelven en 2012 y si se aseguran la renovación para la próxima. Por ahora destacan Revenge (Fox), una historia de venganzas entre ricos que le ha dado a Madeleine Stowe una nominación a los Globos de Oro, las comedias Dos chicas sin blanca (TNT) y New girl, además del drama fantástico Érase una vez (en enero en AXN).

Ya han terminado su primera temporada los dos mejores estrenos del otoño estadounidense: American horror story (Fox) y Homeland. La primera es una historia de terror que ha batido el récord de audiencia de la cadena de cable FX (más de tres millones de espectadores siguieron el final de su primera temporada). La segunda desarrolla una historia de espías y terroristas protagonizada por Damien Lewis, Claire Danes y Morena Baccarin. La gran acogida entre público y crítica ya le ha valido a Homeland varias candidaturas en los Globos de Oro y su inclusión en las listas de las mejores series de 2011, que se publican estos días en la prensa especializada de Estados Unidos.

Las decepciones más sonadas

Los fracasos en televisión se traducen en cancelaciones. Los índices de audiencia mandan y a las cadenas no les ha temblado el pulso.

La nueva versión de Los Ángeles de Charlie apenas aguantó cuatro capítulos en antena. Se trataba de una producción lujosa para un argumento y unos diálogos pasados de moda. Esta serie volvió a demostrar que los remakes casi nunca son una buena idea.

El tirón de Mad Men propició la llegada durante esta temporada de dos dramas situados en los años sesenta. Parecía que se consolidaba una tendencia televisiva, pero la mítica compañía aérea Pan Am (Canal +) tiene un futuro cada vez más negro. Sus azafatas protagonizan una serie que camina por la línea floja por culpa de unos guiones que no terminan de despegar y una audiencia que la va abandonando poco a poco. The Playbloy club ya sentó precedente al despedirse en el tercer capítulo. La crítica no tuvo piedad con una producción a la que le faltaba glamour. Hay otras series que siguen en antena pero que no han estado a la altura de la expectación creada. Ese es el caso de Falling skies (TNT) y Terra Nova, que venían avaladas por el sello de Spielberg. La primera, centrada en la supervivencia humana frente a una invasión alienígena, resultó ser una serie demasiado familiar y poco innovadora.

La apocalíptica Terra Nova tenía como carta de presentación los 20 millones de dólares que costó el episodio piloto, pero pronto empezó a tener problemas. Un accidentado rodaje sembró dudas sobre la viabilidad del proyecto con la serie ya en antena y unos niveles de audiencia insuficientes. Terra Nova todavía no sabe si tendrá segunda temporada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de diciembre de 2011

Más información