Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Y las armas mutaron en cultura

Comienzan las obras para acondicionar la antigua factoría Astra de Gernika - El edificio acogerá una Fábrica de Creación - El presupuesto suma 1,5 millones

El proyecto Fábricas de Creación del Gobierno vasco apuntaló ayer su último cimiento. Las obras de remodelación de la antigua fábrica de armas Astra en Gernika ya han comenzado con la perceptiva visita de la consejera de Cultura, Blanca Urgell, y del alcalde del municipio, José María Gorroño. Con el acondicionamiento de las viejas instalaciones, cuya apertura está prevista para después del verano, el Departamento oferta o colabora -a través de diversas modalidades- con cinco espacios para el impulso y desarrollo de la creación artística. Las actuaciones, dotadas con un presupuesto de 1,5 millones subvencionados por Cultura, incluyen la remodelación de la fachada, el acondicionamiento de los espacios interiores, el mobiliario y la puesta en marcha del proyecto en sí.

Urgell: "Los artistas serán los encargados de darle vida, de hacer que crezca"

"Convertimos lo que fue una fábrica de armas, en una de creación cultural", recordó el alcalde de Gernika, propietario del edificio, y en última instancia el encargado de diseñar la gestión del nuevo centro. Gorroño subrayó que la antigua fábrica, obra de Ricardo Bastida, fue uno de los pocos edificios del municipio que sobrevivió al bombardeo de Gernika y que ahora se convertirá, precisamente, en un referente de "cultura, educación y formación". Porque, además, el edil anunció su intención de habilitar en la fábrica Astra un espacio para la formación profesional en nuevas tecnologías. Un proyecto con el que ya ha comenzado a colaborar con el Departamento de Educación.

La Fábrica de Creación de Gernika aspira también a convertirse en un polo de atracción para los artistas del municipio y alrededores, como apuntó Urgell. La consejera quiso remarcar la finalidad última de lo que se considera uno de los proyectos de referencia de su Departamento, "intervenciones de bajo coste para conseguir espacios en los que los creadores se sientan cómodos para hacer su trabajo, para formarse, conocerse y compartir sinergias".

Una vez terminadas las obras de rehabilitación, la vieja fábrica pondrá a disposición de los artistas un total de 1.600 metros cuadrados repartidos en tres plantas. El edificio acogerá, entre otras cosas, un espacio de exposiciones, un taller de producción, una sala para la realización de conciertos, espectáculos de danza o teatro y un taller de expresión corporal.

"Dentro de pocos meses, cuando esto empiece a funcionar, tendrán que ser los artistas los encargados de darle vida, de hacer que crezca. Entonces, tendremos un total de 11.000 metros cuadrados para los creadores", ahondó Urgell, al sumar a este proyecto los ya impulsados en Bilbao con la iniciativa Zawp de Zorrozaurre y Harrobio Eskena en Ortxarkoaga, Alfa Arte en Eibar y Azala en Álava.

La Fábrica de Creación Astra contará además con un ingrediente significativo: en su gestión, en la que estarán implicados el Gobierno y el Ayuntamiento, también tendrán un peso específico los propios artistas que trabajen allí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de diciembre de 2011