Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Metro Bilbao complica el conflicto laboral al congelar los salarios de este año

LAB adelanta su decisión de recurrir la medida a los tribunales

El Consejo de Administración de Metro Bilbao decidió ayer aplicar la Ley de Presupuestos Generales del Estado y congelar con carácter retroactivo los sueldos de 2011 de sus 740 empleados por su condición de funcionarios. La medida se aprobó sin los votos de los miembros de la Diputación, que cubre el 50% del presupuesto del servicio público. Los peneuvistas no asistieron como "medida de protesta" por no haber recibido "con suficiente antelación" la documentación necesaria, algo que Txema Oleaga, presidente del suburbano, calificó de "imposible". "Envié una comunicación el lunes personalmente a todos los consejeros y tengo pruebas de que llegó", aseguró.

La congelación de los sueldos obligará a los trabajadores a devolver el 4,5% de subida salarial de la que han disfrutado los últimos 12 meses, alrededor de 1.500 euros de media por persona, más de 1,1 millones en total. En cualquier caso, precisó Oleaga, los cálculos se realizarán de forma individual, ya que hay que tener en cuenta las antigüedades y primas. "Habrá quien deba devolver más y quien deba devolver menos", indicó.

La institución foral se niega a acudir a la reunión del consejo del suburbano

Cada trabajador del suburbano perderá unos 1.500 euros por término medio

Aunque Oleaga consideró que la congelación es un "asunto independiente" del conflicto que Metro mantiene con los sindicatos desde hace meses, la realidad es que, tras el acercamiento evidenciado en la reunión del pasado lunes, se vuelven a enrarecer las relaciones entre las dos partes.

Raúl Méndez, de LAB, uno de los miembros del comité de empresa, adelantó a EL PAÍS que su central impugnará ante los tribunales la decisión del consejo. "Oleaga ha perdido una oportunidad para demostrar que era cierta su intención de dialogar", lamentó. Rafael Valencia, del sindicato ELA y presidente del comité, destacó que los problemas "se agravan" tras la decisión del consejo de administración de la empresa.

"Les habíamos presentado un contrainforme a las ocho de la mañana -continuó Méndez- insistiendo en las dudas que existen y no le han hecho ni caso. Oleaga lo ha calificado como compendio de opiniones, lo que nos ha parecido una falta de respeto". El representante sindical agregó que habían solicitado al consejo que no tomara una decisión sin conocer antes la opinión del Tribunal Superior vasco. "Pero lo han hecho y es una faena", aseveró Méndez, quien añadió que el próximo lunes, en una reunión del comité de empresa, planteará a los otros cinco sindicatos que lo conforman que se sumen a la impugnación. "Nos gustaría recurrir de una forma unitaria, pero si no se puede, lo haremos en solitario", manifestó.

Oleaga explicó que la decisión de aplicar la congelación se ha basado en un informe jurídico de un bufete de abogados -no quiso desvelar lo que había costado-, el cual, a su vez, ha tenido en cuenta una sentencia emitida en verano por el Tribunal Constitucional referida a AENA y otros organismos mercantiles de titularidad pública.

"Había dudas, pero se han despejado con esa sentencia y nos vemos obligados a aplicar la congelación. No es algo que quisiéramos hacer, pero es lo que establece la ley", expresó. No obstante, el ex concejal socialista en el Ayuntamiento animó a los sindicatos a recurrir la decisión. "Si quieren ir a los tribunales y tenemos una sentencia que nos dice que no hay que aplicar la congelación, pues miel sobre ojuelas", señaló.

Los sindicatos decidirán también en la reunión del próximo lunes si convocan una asamblea para plantear a los trabajadores la suspensión de los paros previstos para los días 5 (víspera de Reyes), 12, 19 y 26 de enero, una de las demandas de Oleaga en la búsqueda de una solución definitiva. Para ello, esperan "movimientos positivos" en la reunión de hoy en el Preco, el órgano de mediación del Consejo de Relaciones Laborales. "Hasta ahora sólo ha habido buenas palabras", avisó Méndez.

El comité centra sus reclamaciones en cinco puntos. Entre ellos, el incumplimiento, a su entender, del acuerdo alcanzado el pasado 11 de julio para la ampliación de la plantilla al no haberse procedido a la contratación de los trabajadores eventuales.

Oleaga acusa a la Diputación de buscar problemas

El portavoz de la Diputación, Juan María Aburto, calificó el martes como "prepotente y desleal" la actuación de la dirección de Metro Bilbao. A su juicio, la institución foral recibía "escasa" información de la gestión del suburbano pese a aportar el 50% de su presupuesto. Por este motivo, la Diputación no asistió ayer a la reunión del Consejo de Administración.

Txema Oleaga, presidente del servicio público desde el pasado viernes, acusó a los nacionalistas de estar "empeñados en buscar conflictos". "Cuando no quieres cumplir con tu obligación, puedes buscar cualquier excusa. Que no has venido porque llueve y no tienes paraguas... Basta ya! Están acostumbrados a echar siempre la culpa a los demás de todo y a decir falsedades", criticó.

Una de las peticiones que han efectuado los sindicatos para solucionar el conflicto es que la dirección de Metro realice un informe que aclare por qué se están produciendo averías en el suburbano. "Quieren que quede claro que no está habiendo sabotajes con motivo de sus reivindicaciones", apuntó Oleaga. Y en este punto, el presidente de Metro se acordó de José Luis Bilbao, diputado general, contra el que cargó con dureza. "Lleva tiempo diciendo que hay muchas averías y eso es falso. Hay menos averías. Todos los sindicatos lo dicen. ¡Basta ya!", volvió a insistir.

El que el diputado general ponga en duda el funcionamiento del suburbano supone para Oleaga "insultar a los trabajadores". "Se les acusa de que desempeñan su labor mejor o peor en función de quién esté al mando, y no es cierto", enfatizó.

El presidente de Metro devolvió a Bilbao el calificativo de "desleal". "Está dañando la imagen del metro lanzando campañas completamente falsas. Que lo haga él, que ha presidido el Consejo de Transportes, sí es deslealtad", dijo Oleaga. Además recordó las críticas vertidas por el diputado general sobre la decisión de hacer funcionar el suburbano en Nochebuena. "El día 24 por la noche usaron el servicio 20.000 personas, casi las mismas que un sábado. Pero Bilbao piensa que esa noche la gente tiene que estar en casa de la suegra, como él", remarcó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de diciembre de 2011

Más información