Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres perros rottweiler atacan a dos empleados de una gasolinera de Elche

Tres perros de raza rottweiler atacaron ayer por sorpresa a dos empleados de una gasolinera, ubicada en el polígono industrial El Carrús de Elche. Los empleados son matrimonio y tienen 50 y 52 años. La agresión ocurrió a las 7.09 y la pareja atacada no sufrió heridas de consideración. Los perros habían escapado de una fábrica del polígono a través de un agujero realizado en una de las paredes por unos ladrones.

El ataque se produjo cuando uno de los trabajadores de la gasolinera salió a atender a un cliente que entraba en la estación de servicio para repostar antes de empezar su jornada laboral. En aquel momento llegó un primer perro y empezó a atacar al trabajador. Poco después se unieron los otros dos. El trabajador intentaba defenderse con conos de señalización hasta que cayó al suelo, según detalló ayer un compañero de trabajo. La agresión fue seguida con nerviosismo desde dentro de la tienda por el resto de empleados presentes en aquel momento, entre ellos por la esposa del agredido. Ésta, finalmente, terminó saliendo en defensa de su compañero y también fue mordida por los canes. Los otros empleados también trataron de defender al trabajador herido armados con un bate de béisbol y con todo aquello que encontraron a su alcance, según relatan las mismas fuentes.

En el momento más delicado de la agresión, cuando el trabajador de la gasolinera cayó al suelo, llegó una furgoneta que los compañeros de los heridos consideran fundamental a la hora de ahuyentar a los rottweilers.

Los servicios de emergencia trasladaron a los dos heridos hasta el hospital del Vinalopó, donde fueron atendidos de las mordeduras. Ambos fueron atendidos de heridas en manos y brazos según detalló el Centro de Información y Coordinación de Urgencias (Cicu). No necesitaron hospitalización.

Horas después de la agresión, los trabajadores presentaron una denuncia ante la policía nacional sobre los hechos, según confirmaron los compañeros de los agredidos. Los dos trabajadores heridos estaban asustados por una agresión que podría haber tenido consecuencias más graves.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de diciembre de 2011