Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Para ser competitivos

Los empresarios hablan de productividad, de competitividad, ¿pero realmente saben de qué hablan? Resulta que el país más competitivo del mundo no es China, ni Vietnam; es increíble, es... ¡Suiza!

Vaya, un país que no tiene miniempleos, minisueldos ni jornadas interminables... ¿Cómo puede ser? ¿En qué nos estamos equivocando?

La competitividad viene del ingenio, no de las subvenciones; viene de la elección de las mejores herramientas, no de la chapuza; viene de la organización, no de las reuniones repetitivas, ni de las comilonas; del aprovechamiento del tiempo, no del estiramiento interminable de las jornadas; tiempo para trabajar y tiempo para divertirse, no tiempo para divertirse en el trabajo. Viene de la inteligencia, eligiendo a los mejores para cada puesto; poniendo un ingeniero donde hace falta, no a un cuñado; eligiendo un director que sepa dirigir, no al que hace mejor la pelota. Unos trabajadores que sepan su oficio y estén orgullosos de ello, no unos amedrentados, espoleados por el miedo al despido. Ya que no tenemos buenas ideas, copiemos, pero a los que van por delante.

Señores, fíjense bien, si los empleados en Suiza viven mucho mejor que aquí, pues imagínense cómo viven sus jefes, o los consejeros delegados, o los presidentes de las compañías. Si no me creen, dense una vuelta por allí y abandonen la racanería de una vez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de diciembre de 2011